KUMIAIS IMPIDEN CONSTRUCCIÓN DE MURO DE TRUMP EN FRONTERA DE CALIFORNIA CON MÉXICO

0
155

Antonio Heras / Lindero Norte

Convocan a protesta pacífica el domingo en San Diego, California, al asegurar que profana sitios ceremoniales

Mexicali,Baja California, 03 julio 2020– Indígenas kumiais impidieron de forma temporal la construcción de un fragmento del muro de Donald Trump en un área ceremonial ubicada en la frontera de California en la que soldados estadunidenses pretenden usar explosivos.

La organización Comité de Servicios de Amigos Americanos (AFSC) consideró que esta acción gubernamental profanará las tierras sagradas de este grupo originario del sureste de Estados Unidos y noroeste de México.
Para el doctor en Antropología Sociocultural e investigador de la Universidad Autónoma de Baja California, Everardo Garduño, se trata de la defensa ante la inminente destrucción de sitios sagrados de los kumiais, el atropello de un pueblo que ha vivido en esa zona desde hace mil 500 años y que lo dividió la frontera con el Tratado de Guadalupe Hidalgo en 1848.

Ahora, explica, el gobierno de Estados Unidos irrumpe en sitios ceremoniales que pueden ser cementerios, de fertilidad, fúnebres (en el caso de la segunda despedida del difunto) o de la creación del mundo, su cosmogonía.
Autor de varios libros de investigación cultural, entre ellos «Pueblos Indígenas de México en el Siglo XXI, Yumanos», Garduño advirtió que no es el único caso de  destrucción de sitios ceremoniales por el muro ya que afecta a los kumiais, a los cucapás en la zona donde confluye California y Arizona con Baja California y Sonora, además de las tierras de los o’odham en Arizona y Sonora y aunque son sitios protegidos por las leyes estadounidenses de respeto a las culturas indígenas, «la construcción del muro pasa por encima de esa legislación».

Un grupo de indígenas de San Antonio Necua y San José la Zorra en los municipios de Ensenada y Playas de Rosarito, se trasladaron a la zona donde se levanta el muro fronterizo para impedir las obras que se realizan en Campo, California, limitrofe con Tecate, Baja California al asegurar que esa tierra la han habitado ancestralmente y advirtieron que permanecerán en ella después de Trump.

Los indígenas se.pronunciaron por la defensa de esa área ceremonial que se encuentra en los límites de las vallas de acero dónde ahora se pretende dinamitar para colocar polines de acero de 10 metros de altura y 3 metros de profundidad.

Durante los últimos días y en compañía de activistas, kumiais o kumeyaay provienen de los yumanos, al igual que los cucapas, cochimis, paipais y kiliwas, se han manifestado en esta área donde los ingenieros militares y la Patrulla Fronteriza pretenden usar explosivos para abrir la tierra e instalar el muro fronterizo.

Por el momento se logró detener esta obra al pedir la intervención de especialistas estadunidenses (monitores culturales) para revisar la zona con el propósito de dictaminar la existencia de vestigios de su cultura ancestral, toda vez que han encontrado «huesos quemados por el sol» en las inmediaciones.

Para este domingo 5 de julio convocaron a una protesta pacífica en el Palacio de Justicia de San Diego dónde se manifestarán por el despojo de sus tierras, la.intención de los agentes de la Patrulla Fronteriza de profanarla con explosivos para construir el muro de Donald Trump.

«La nación kumeyaay no fue consultada adecuadamente sobre el uso de explosivos» advirtió el Comité de Servicios de Amigos Americanos (AFSC) al tiempo de pronunciarse por un cambio en la ley que garantice la seguridad y la protección de la tierra sagrada.

Después del 9/11 se endureció la política antimigrante en Estados Unidos y empezaron a poner trabas a los pasaportes y visas de estos indígenas para su libre tránsito, se fue cancelando la flexibilidad para el cruce a Estados Unidos a pesar de ser los primeros habitantes en esta zona, comentó Everardo Garduño.