“Todo está bien, Tenemos el Ejército más Poderoso del Mundo”, afirma Trump tras ataque de Irán

0
265

El presidente Donald Trump afirmó esta noche que todo está bien tras el ataque de Irán a dos bases aéreas en Irak.El presidente Trump rechazó la idea de atacar sitios culturales iraníes

“Tenemos el ejército más poderoso y bien equipado de cualquier parte del mundo”, escribió en su Twitter.

El mandatario informó que se está realizando la evaluación de las víctimas y los daños que pudo haber dejado el ataque a las bases de Ayn-al-Asad en Irak occidental y la otra que está ubicada en Erbil.

“Haré una declaración mañana por la mañana”, agregó.

All is well! Missiles launched from Iran at two military bases located in Iraq. Assessment of casualties & damages taking place now. So far, so good! We have the most powerful and well equipped military anywhere in the world, by far! I will be making a statement tomorrow morning.

Trump se retracta: Estados Unidos no atacará sitios culturales en Irán

A regañadientes, el mandatario estadounidense se desdijo de sus declaraciones previas, donde afirmó que su país atacaría sitios culturales iraníes, idea que fue rechazada por el propio Pentágono ya que esa acción es considerada un crimen de guerra.

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump se retractó este martes de su amenaza de atacar sitios culturales en Irán si ese país adopta represalias contra Estados Unidos por el asesinato de uno de sus principales generales.

Atacar sitios culturales es considerado un crimen de guerra.

Esta declaración la realizó antes de que Irán disparara una serie de cohetes contra dos bases aéreas estadounidense-iraquíes el miércoles por la mañana, hora de Bagdad, en la primera respuesta iraní al asesinato del general Qassem Soleimani por parte de las fuerzas estadounidenses la semana pasada.

Trump emitió primero su amenaza en un tuit, la reiteró después ante reporteros cuando regresó el fin de semana a Washington, y este martes se desdijo, afirmando: “me gusta respetar la ley”.

Pese a ello, aún se le notaba ofendido ante la idea de que ese tipo de sitios no puedan ser blancos militares en un conflicto armado.

“Piénsenlo”, afirmó Trump en declaraciones en la Oficina Oval. “Ellos matan a nuestra gente. Con bombas hacen volar a nuestra gente. ¿Y después tenemos que ser muy cuidadosos con sus instituciones culturales?”

“Pero lo acepto. Por mí está bien”, agregó.

Y luego emitió otra severa advertencia a Irán de que se abstenga de intentar represalias.

“Si Irán hace algo que no debería hacer, van a sufrir las consecuencias, y en forma muy enérgica”, sentenció.

El lunes, el secretario de Defensa, Mike Esper, distanció al Pentágono de las amenazas de Trump de bombardear sitios culturales iraníes a pesar de la prohibición internacional contra ese tipo de acciones.

“Estados Unidos respetará las leyes del conflicto armado”, declaró. A la pregunta de si eso excluía atacar sitios culturales, Esper señaló que “así lo establecen las leyes del conflicto armado”.

La controversia comenzó el fin de semana cuando Trump tuiteó el sábado que si Irán atacaba intereses estadounidenses para vengar el asesinato del general iraní Qassem Soleimani, Estados Unidos tiene 52 blancos en la República Islámica que “serán atacados con mucha rapidez y mucha severidad”.

Y añadió que algunos son “importantes para Irán y la cultura iraní”.

La ira se propagó rápidamente en Irán, y Trump reiteró su amenaza ante reporteros que regresaban el domingo con él a Washington desde Florida, donde estuvo dos semanas en su centro vacacional.

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán se agravaron tras el asesinato de Soleimani, jefe de la poderosa Fuerza Quds de Irán, en un ataque con dron ordenado por Trump. Washington afirma que el general fue aniquilado por planear ataques contra diplomáticos y soldados estadounidenses en el Medio Oriente.

Atacar sitios culturales es un crimen de guerra de acuerdo con la Convención de La Haya de 1954 que protege esos lugares. Además, en 2017 el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad una resolución que condena la destrucción de sitios declarados patrimonio de la humanidad.