JOSE ANTONIO MEADE Y ODEBRECHT. POR Javier Risco

0
224

LA NOTA DURA/EL FINANCIERO/31 MAYO 2018/

El caso Odebrecht se le escurre de las manos a la justicia mexicana. La empresa brasileña con un departamento especializado en corrupción llamado “División de Operaciones Estructuradas”, vio en México un lugar fértil para la transa, firmó contratos con sobornos y repartió jugosas mordidas para sacar una tajada de la que aún desconocemos sus alcances. México no fue el único país donde pudieron operar, es verdad, pero sí es el único donde la impunidad ha jugado a su favor.

Odebrecht tal vez sea el caso de corrupción más visible de la administración Peñista donde aún con todos los elementos, no pasa nada, en la que incluso con la confesión de los ‘corruptores’, con investigaciones que dan cuenta de cantidades y cuentas a donde se realizaron los depósitos, aun con la confesión de ejecutivos de alto nivel que han colaborado con la justicia brasileña para desmantelar la red y que han señalado que habrían pagado 8 millones de dólares a dos empresas que presuntamente pertenecían a Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, como pago de favores, los involucrados están libres y peor: en campaña. Una campaña como en la que trabajaban hace seis años, cuando estos presuntos sobornos los ayudaron a ganar una elecciòn presidencial y regresar a Los Pinos.

El señalamiento era digno de investigación, la Procuraduría General de la República revisó las confesiones, el expediente completo y tiene listo el resultado de las pesquisas, al menos eso fue lo que dijo el exprocurador general de la República, Raúl Cervantes Andrade, cuando renunció a su cargo. ¿Alguien ha visto ese expediente del Caso Odebrecht? No desde hace ocho meses. De hecho, nadie sabe si existe tal trabajo. Sólo la palabra de Cervantes que, involucrado como tuvo que haber estado al formar parte central de la campaña priista que pudo haberse beneficiado con esta internacional corrupción, no es una palabra que nos baste para creer que alguien está haciendo algo.

Ayer amanecimos con un nuevo escándalo de la empresa brasileña, esta vez embarra al actual candidato del PRI a la presidencia y exsecretario de energía en el sexenio de Felipe Calderón, José Antonio Meade.

Según un reportaje de la red de medios MéxicoLeaks, y que fue publicada en distintos portales como Aristegui Noticias, Proceso o Pie de Página, cuando Meade era secretario de Energía, en una sesión del consejo administrativo de Petróleos Mexicanos que él presidía, avaló un contrato para favorecer a la firma Braskem, filial de Odebrecht, a pesar de haber sido advertido por varios consejeros que el trato era desigual y podía implicar un daño financiero a Pemex.

“El objetivo central de la reunión fue analizar el contrato que firmó Pemex con el consorcio Braskem-Idesa, el 19 de febrero de 2010, para el suministro de etano durante 20 años, el cual incluyó la construcción de una planta cien por ciento privada para la producción de polietileno (Etileno XXI). Los medios y organizaciones que forman parte de Méxicoleaks informaron que el consorcio solicitó al gobierno mexicano aumentar las tarifas de importación del polietileno, porque era ‘fundamental para la economía de las instalaciones’.

“En el contrato, Pemex se comprometió a apoyar esta propuesta, la cual finalmente se concretó el 6 de enero de 2016 mediante un decreto firmado por el presidente Enrique Peña Nieto

(…) En sólo 10 meses de operación, Etileno XXI representó pérdidas por mil 900 millones de pesos para Pemex, pues vendió el etano a un precio más bajo de lo que le cuesta entregarlo”, señala el reportaje en el que se puede consultar el acta administrativa de esa reunión presidida por Meade.

Este reportaje pone en duda una de las pocas cualidades que el candidato del tricolor ha logrado que le reconozcan: su capacidad técnica. ¿O cómo explica el presidenciable que habiendo tenido la advertencia de expertos de lo poco viable en materia financiera que era este contrato, permitió a Pemex enrolarse en un millonario negocio que nos ha costado casi 2 mil millones de pesos en pérdidas?

A menos de un mes de las elecciones el partido en el poder sigue en Los Pinos sentado viendo caer a pedazos la candidatura que le permitiera seguir en el poder. Y es que con su abanderado involucrado en el escándalo de #LaEstafaMaestra como titular de SEDESOL y con esta nueva investigación que lo liga al caso Odebrecht siendo titular de Energía, con un tercer lugar en encuestas del que no parece avanzar y con una interminable lista de reclamos a la administración actual, no hay una salida honrosa a la vista. Y es que si algo hemos aprendido en los últimos años gracias a ellos, es que a México no lo está acabando la corrupción, sino la impunidad para los corruptos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here