«CRIMEN DE ESTADO»,ASESINATO DE JUEZ FEDERAL EN COLIMA: PRESIDENTE DE SUPREMA CORTE DE JUSTICIA

0
63

CIUDAD DE MÉXICO, 17 JUNIO 2020/ EL FINANCIERO/

El homicidio del juez Uriel Villegas Ortega «fue un crimen de estado», dijo Arturo Zaldívar, ministro presidente de la Suprema Corte, y advirtió que el juzgador no tenía amenazas de muerte.

«Que no haya duda, este es un crimen de Estado y cuando hay un crimen de Estado todas las instituciones del Estado Mexicano estaremos del mismo lado, aquí no caben las diferencias, no caben las políticas ni ninguna distracción», dijo.El juez federal Uriel Villegas Ortiz.

Al participar en un foro virtual de la Barra Mexicana Colegio de Abogados, el ministro Zaldívar negó que por cuestiones de austeridad se le haya retirado la seguridad al juez Villegas.

«Lamentablemente estamos viendo en México que cualquiera, ante cualquier escenario, quiere lucrar con la tragedia, yo he visto mucha mezquindad de algunas personas, quienes han afirmado, sin ninguna prueba, que se le retiró la seguridad (al Juez Villegas) por un tema de austeridad, en el tema de seguridad de juzgadores federales no ha habido austeridad», señaló.

Explicó que fue el propio juzgador -al que calificó de honesto, serio y estudioso-, quien en dos ocasiones rechazó la seguridad que le venía dando el Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

«Al darnos cuenta de los asuntos tan delicados que él llevaba, el pleno del CJF le hizo llegar un oficio en el cual le pedían reconsiderar su decisión y se le establecía en que había consistido el dictamen del Comité de Vigilancia para que siguiera tomando seguridad y el juez dijo que no la requería», agregó.

Destacó que, en ocasión posterior, el propio juez comentó que sin escoltas se sentía más a gusto, que en su última adscripción en Colima no veía ningún riesgo y estaba muy tranquilo.

Zaldivar consideró que no hubo irresponsabilidad ni negligencia por parte del CJF ni del propio juez, quien hizo su propio balance y tomó su decisión.

«Además, hubo otra cosa, no había recibido ninguna amenaza; en la mayoría de casos que hemos tenido que tomar medidas hubo amenazas, aquí no hubo ninguna amenaza, fue realmente, en muchos sentidos, sorpresivo», concluyó.

Villegas Ortiz y su esposa, Verónica Barajas, fueron acribillados a las 11:30 horas del martes en su domicilio ubicado en la zona norte de Colima capital. Los responsables son sujetos que habían contactado al juzgador por una camioneta que vendía.

Hasta el momento no se ha revelado el móvil del doble crimen, mientras que los responsables lograron darse a la fuga.

La Fiscalía General de la República (FGR), quien está al cargo de las pesquisas, tiene abiertas varias líneas de investigación, entre ellas el aspecto laboral, que incluyen las decisiones que Villegas Ortiz tomó como juez.