“EL PICO DE LA VIRGEN” EN BAJA CALIFORNIA.Por F. Moisés López SMTH

0
63
Lo llaman: El Pico de la Virgen…
Apuntes del Zarco…

“La historia no contada…”

América es lo suficientemente extensa para poder proporcionar subsistencias a cincuenta veces más habitantes que los que tiene California y en tierras mucho más fértiles. ¿Cómo entonces imaginarse que alguien haya tomado la resolución, sin otro móvil que su propia voluntad, de establecer su tabernáculo en medio de tales rocas áridas y salvajes?
(Juan Jacobo Baegert, 1772).
Crónicas de la Antigua California-. Unos lo llaman el Pico de la Virgen o Pico de Guadalupe por la forma que toma y que se asemeja a la Virgen de Guadalupe, por la forma que a cierta hora las sombras proyectadas sobre una parte del pico, asemejan a la Virgen de Guadalupe en posición de súplica, otros lo llaman el monje.BELLAS POZAS de AGUA EN EL DESIERTO FUERA DE SERIE
Hablando de manera histórica, esa montaña sagrada para los antiguos californianos y como para muchas culturas, las montañas tienen polaridad, la dualidad estaba presente en sus culturas y filosofía, por lo que cada montaña es la expresión femenina o masculina de las fuerzas de la naturaleza, por lo que el llamado pico de la virgen era la máxima expresión de la feminidad, lugar sagrado, fuente de vida y sin dudarlo por experiencia propia, un centro de energía muy especial, tanto así, que los antiguos californios no plasmaban pinturas rupestres, ni se asentaban en cualquier lugar que se les ocurría, pues cada lugar donde las plasmaban era sagrado y por si fuera poco, obedecían a campos bioenergéticos muy especiales, como los llamados vórtices de energía o chacras terrestres, que al igual que en el cuerpo humano existen, en la tierra y el universo.
A una altitud de1200 msnm aproximadamente, este pico servía de orientación a los viajeros de la Laguna Salada para llegar al agua de sus manantiales; también indicaba el inicio de la vereda prehispánica utilizada para subir a la sierra de pinos.
Para el viajero del desierto, en la parte posterior del Pico de Guadalupe se encuentra la única laguna de Sierra de Juárez: Hanson o Juárez. Promesa de agua (Alberto Tapia Landeros 2009).Pico De la Virgen, Canon de Guadalupe | Mapio.net
Queda evidente (no lo podemos dudar) que visto desde El Cañón de Guadalupe hacia la Cordillera de Molina la imagen y forma imponen y evoca al eterno femenino, una imagen muy femenina, y no por lo explicado anteriormente que las sombras asemejan a la Virgen de Guadalupe, sino, principalmente porque asemeja al símbolo y expresión sagrada de la feminidad y fertilidad por excelencia en las culturas antiguas, el sacro santo yoni de los indostanes; el pedernal de los aztecas, el órgano femenino; lo otro por su ubicación, forma, perfil, orientación y los cañones que lo abrazan y ella, el Pico de la Virgen, el centro de la luz. En la misma naturaleza, la dualidad también se cumple.
Según datos del Arqueol. A. Porcayo, menciona que a finales del siglo XVIII, (sus primeros dueños) sabían que el nombre de Guadalupe no es por la virgen, sino por la palabra árabe “Wad al luben” que significa: “Río escondido”.
Lo que nos resta, es conocer a fondo, qué ritualizában los chamanes o curanderos en éste lugar, el significado y fin de cada símbolo plasmado en el arte rupestre de los californios en éste bello cañón: “libros escritos en roca”.
No se sabe si aún las culturas europeas que llegaron a conquistar a los nativos de éstas tierras, fue mejor que la de los nativos, lo que sí sabemos es que aún se les debe mucho, pues hemos demostrado hasta ahora que esta sociedad no es mucho mejor que, en la que ellos vivían.
El mismo Sacerdote Jesuita Juan Jacobo Baegert, se asombraba y menciona que los indígenas no construían casa y por lo mismo no era necesario construir muebles. Por lo general cuando deseaban descansar se tumbaban en el suelo y ya en este sitio realizaban las actividades como alimentarse, acicalarse y realizar largas pláticas, a las que eran muy afectos.
Cuando les venía el sueño simplemente se acurrucaban en algún pedazo de suelo y de inmediato caían dormidos.
Como podemos concluir no existían los sentimientos de la avaricia o la acumulación entre estas personas.
Incluso el mismo Ignaciano se asombraba de cómo, a comparación de sus compatriotas en Europa, estos indígenas eran más felices con lo poco que necesitaban para vivir. Que no añoraban riquezas y que por lo mismo no vivían sufriendo ante la posibilidad de su pérdida (Sealtiel Enciso Pérez 2019).
Sería absurdo pensar, que consideraban a una montaña sagrada por su forma o altura, sí, pero la forma sigue a la función, por ello, cada montaña sagrada para los nativos de cualquier latitud del mundo, tenía una función geobiomagnética, una trinidad: la unidad entre la tierra, el hombre (ellos) y el cielo, universo, pues lo sensible del campo en esa área, altura y latitud, les permitía a través de rituales, meditación y oración, lograr lo que cuando alguien busca señal para su celular en zonas donde no lo hay, subir a la loma de un cerro o montaña para poder obtener algo de señal para su celular, solo que aquí, ellos se convertían en una antena viviente: y obvio saber, por qué las consideraban montañas sagradas, pues la información que allí obtenían era de vital importancia para el grupo, familia, tribu o sociedad.
(El que tenga oídos para oír, que oiga).