TRAS QUIEBRA DE BANCO FAMSA, PUEDO RECUPERAR MIS AHORROS?

0
210

CIUDAD DE MÉXICO,30 junio 2020/ EL FINANCIERO/

El Banco Ahorro Famsa cerrará sus puertas al iniciar el proceso de liquidación, tras 14 años de operación.

¿Eras cliente de BAF? Aquí te contamos qué pasará

El titular del Instituto de Protección al Ahorro Bancaria (IPAB), Gabriel Limón, señaló que México cuenta con un Seguro de Depósito que administra el IPAB, y que permite que los ahorradores con montos de hasta 400 mil Unidades de Inversión (udis), equivalente a dos millones 578.66 mil pesos, puedan recuperar sus ahorros.El futuro de Famsa va desde la quiebra hasta la venta de licencia ...

Los ahorradores deberán ingresar, a partir del 2 de julio, al Portal de Pagos IPAB en la siguiente dirección: https://apps.ipab.org.mx/PCOP, y dependiendo el perfil del cliente, podrán recibir su dinero este fin de semana; con respecto a las personas morales, la devolución será en aproximadamente dos semanas.

-Una vez que ingresen al Portal, el ahorrador deberá proporcionar su nombre completo (tal como aparece en su estado de cuenta de Banco Ahorro Famsa), correo electrónico y número de teléfono celular a diez dígitos.

– Tendrán que validar su identidad, por lo que deberán proporcionar información contenida en sus estados de cuenta del BAF y una vez completados los procesos de registro y autenticación, el pago se hará de conformidad a lo siguiente:

1) Para ahorradores con un saldo total de hasta nueve mil pesos en sus depósitos garantizados:

Buscando la conveniencia para estos titulares, y respetando las medidas de sana distancia, obtendrán un código de seguridad de cuatro dígitos en el Portal.

Por su parte, BBVA Bancomer proporcionará al titular una clave de retiro de doce dígitos a través de un mensaje de texto enviado al número de teléfono celular registrado en el Portal.

A partir de ese momento, estos ahorradores podrán retirar su capital en las practicajas de BBVA.

Para ello, se deberá seleccionar la opción “Retiro sin Tarjeta” y luego ingresar la clave de retiro de doce dígitos (proporcionada por BBVA), seguida del código de seguridad de cuatro dígitos (proporcionado por el IPAB).

2) Para ahorradores con un saldo mayor nueve mil pesos en sus depósitos garantizados, así como a los Titulares Garantizados por el IPAB que se hayan constituido como personas morales:

A través de un servicio de mensajería, estos titulares recibirán un cheque nominativo expedido a su favor directamente en el domicilio registrado ante Banco Ahorro Famsa.

Este cheque no es negociable o transferible, y es exclusivo para su abono en una cuenta a nombre del beneficiario.

Estos titulares deberán ingresar al Portal y solicitar la activación del documento para confirmar su correcta recepción. Una vez activado, deberán esperar dos días hábiles bancarios para poder depositarlo en una cuenta bancaria a su nombre contratada en la institución de banca múltiple de su preferencia.

Los titulares de estas cuentas que tengan una cuenta de depósito contratada con BBVA, podrán decidir libremente si prefieren que su pago se realice mediante una transferencia para abono a esa cuenta del banco mencionado.

– Los ahorradores que no reciban el pago a favor de sus obligaciones garantizadas, o bien, que no estén de acuerdo con el monto correspondiente, podrán presentar una solicitud de pago en las sucursales de Banco Ahorro Famsa, para lo cual podrán solicitar orientación en el centro de atención a telefónica marcando al (55) 7100 0000.

-El IPAB podrá requerir a los ahorradores la presentación de una solicitud de pago en aquellos casos en los que la información de los sistemas automatizados de procesamiento de datos de Banco Ahorro Famsa, a los que hace referencia el artículo 124 de la LIC, se encuentre incompleta o presente inconsistencias.

PODRÍAN QUEBRAR TRES BANCOS

Jeanette Leyva Reus
Moneda en el Aire

Parece que fue ayer, pero el próximo 23 de julio se cumplirán exactamente seis años de que el Banco Bicentenario se fue a quiebra, siendo el primero en casi 20 años, que hizo recordar al sistema financiero que un mal plan de negocios e inexperiencia en ciertos rubros llevó a perderlo todo a lo que era una exitosa unión de crédito que migró a banco.

Y coincidentemente fue el pasado 23 de junio, cuando los altos mandos del Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB) recibieron la noticia de que había que presentarse a trabajar, ya que había un banco en la mira, sí, ese del oficio fechado el 24 de junio entre Banxico y CNBV donde indicaban que había un ICAP negativo, por lo que al menos les puedo decir justo también el 24 de este mes el IPAB inició no sólo el proceso de análisis, sino el camino para tener lista una eventual liquidación, si es que autoridades y banco no se ponen de acuerdo en el cálculo de cuál es su capital real y su solvencia, tema en el que ya informó el mismo Banco Famsa a la Bolsa Mexicana de Valores su inconformidad con la evaluación.

Pero también lo que se comentó ahí, es que podría no ser uno sino dos bancos más en problemas y encaminados a salir del sistema financiero debido a incumplimientos en su capital, y la pregunta que se hacían es cómo pudieron esquivar los controles de supervisión y revisión de uno de los indicadores bases para ver su solvencia, y de acuerdo con algunos especialistas es que desafortunadamente la salida de reguladores con experiencia ha hecho que no logren revisar todos los datos financieros y comerciales, así de triste.

El problema de cuando menos tres o cuatro bancos, que como les anticipamos les han pedido inyecciones de recursos para ver su solvencia, es que la caída tan pronunciada de la economía el año pasado y que se incrementó en este con la pandemia del Covid-19 ha hecho que el futuro sea más que complicado, por lo que al menos en el IPAB no es sólo Famsa sino dos bancos más los que están siendo observados muy de cerca y esas instituciones también atienden al segmento de la llamada base de la pirámide.

Si bien a nivel sistema se ven fortalezas y buenos indicadores, al analizar bancos que operan en segmentos que se han visto gravemente afectados por el nulo crecimiento de la economía, las cosas cambian y ahí es donde los focos rojos se prenden y en donde hay preocupación de parte de otros bancos por la afectación que puedan tener y la pérdida de confianza de sus clientes; sin duda, si se confirma la salida de alguno, la banca tendrá bastante tarea que hacer.

Y por eso algo que hay que recordar es que si se dan estos procesos de salida, el seguro de depósito que administra el IPAB y que cubre hasta 400 mil Udi, que es poco más de dos millones 400 mil pesos, más de 90 por ciento de los ahorradores de todo el sistema bancario recibirían de manera integra lo que tengan en sus cuentas bancarias, eso sí sería un golpe para las finanzas del instituto y enojaría a más de un banco grande o de inversión que han pedido cambios en el pago de las cuotas que les cobran, pero ese es otro tema.

Lo cierto es que en estos días veremos qué camino deciden tomar las autoridades financieras, ya sea dar tiempo a cada una de las instituciones para que se fortalezcan y con ello evitar el que se diga que en este sexenio fue a la quiebra a uno o más bancos en sólo dos años de administración, o bien, convertir a México en el primer país que permite que un gigante tecnológico tenga una licencia bancaria. Por lo pronto, la moneda está en el aire.