Don Dinero

Posible cierre del gobierno de Estados Unidos, a partir del domingo 1o. de octubre 2023

septiembre 30, 2023

Estados Unidos se encamina hacia un cierre de Gobierno este fin de semana que podría perturbar muchos servicios gubernamentales, presionar a los empleados federales y agitar la política mientras los republicanos en la Cámara de Representantes, impulsados por demandas de la extrema derecha de recortar los presupuestos, fuerzan una confrontación sobre el gasto federal.

 

Si bien algunas entidades gubernamentales estarán exentas —por ejemplo, los cheques del Seguro Social seguirán emitiéndose— otras funciones se verán gravemente restringidas. Las agencias federales suspenderán todas las acciones consideradas no esenciales, y muchos de los aproximadamente 2 millones de empleados del gobierno federal, así como 2 millones de militares y reservistas en servicio activo, no recibirán cheques de pago.

Un vistazo a lo que se espera si el Gobierno estadounidense cierra el domingo.

¿Qué es un cierre de Gobierno?

Un cierre de gobierno ocurre cuando el Congreso no logra aprobar un plan de financiamiento que sea promulgado por el presidente. Se supone que los legisladores deben aprobar 12 proyectos de gastos para financiar agencias de todo el gobierno, pero el proceso lleva mucho tiempo. A menudo aprueban extensiones temporales —llamadas resoluciones continuas o CR— para permitir que el gobierno siga funcionando.

Cuando no se promulga un presupuesto, las agencias federales frenan todo trabajo no esencial y no envían cheques de pago mientras dura el cierre.

Aunque los empleados considerados esenciales para la seguridad pública, como los controladores de tráfico aéreo y los agentes del orden, todavía tienen que presentarse a trabajar, otros empleados federales permanecen de licencia. Según una ley de 2019, esos trabajadores reciben pagos atrasados una vez que se soluciona el tema presupuestario.

¿Cuándo inicia y cuánto dura el cierre de Gobierno?

La financiación gubernamental expira el 1 de octubre, cuando inicia del año presupuestario federal. Un cierre comenzará a las 12:01 a.m. del domingo si el Congreso no puede aprobar un plan de financiamiento que el presidente promulgue.

Es imposible predecir cuánto duraría un cierre. El Senado, controlado por los demócratas, y la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, están trabajando en planes muy diferentes para evitar un cierre, y el presidente de la cámara baja, Kevin McCarthy, está luchando por ganar apoyo de los conservadores de extrema derecha para mantener abierto el gobierno.

Muchos se están preparando para un cierre que podría durar semanas.

¿A quién afecta un cierre?

Millones de trabajadores federales enfrentan retrasos en sus cheques de pago cuando el gobierno cierra, incluidos muchos de los aproximadamente 2 millones de personal militar y más de 2 millones de trabajadores civiles en todo el país. Para muchos trabajadores, el primer día de pago que perderían es el 13 de octubre.

Casi el 60 por ciento de los trabajadores federales están destinados en los departamentos de Defensa, Asuntos de Veteranos y Seguridad Nacional.

Si bien las tropas en servicio activo y los reservistas del ejército continuarían trabajando, más de la mitad de la fuerza laboral civil del Departamento de Defensa —unas 440 mil personas— estaría en licencia.

En todas las agencias federales, los trabajadores están destinados en los 50 estados y tienen interacción directa con los contribuyentes, desde agentes de la Administración de Seguridad del Transporte que operan la seguridad en los aeropuertos hasta trabajadores del Servicio Postal que entregan el correo.

El secretario de Transporte, Pete Buttigieg, ha dicho que se suspenderá la nueva capacitación para controladores de tráfico aéreo. Incluso un cierre que dure unos días significará que el departamento no alcanzará sus objetivos de contratación y dotación de personal para el próximo año, dijo.

Más allá de los trabajadores federales, un cierre podría tener efectos de largo alcance en los servicios gubernamentales. Las personas que solicitan servicios gubernamentales como ensayos médicos clínicos, permisos de armas de fuego y pasaportes podrían sufrir retrasos.

Los programas Head Start que atienden a más de 10 mil niños desfavorecidos perderían inmediatamente fondos federales

Los parques nacionales cerrarán el lunes 2 de octubre si el gobierno inicia un cierre, y el Servicio de Parques Nacionales dijo que sus servicios no estarán disponibles.

Algunas oficinas federales también tendrán que cerrar o enfrentarse a horarios reducidos en caso de un cierre.

Las empresas estrechamente relacionadas con el gobierno federal, como los contratistas federales o los servicios turísticos alrededor de los parques nacionales, podrían sufrir interrupciones. El sector de viajes podría perder 140 millones de dólares diarios en un cierre, según la Asociación de la Industria de Viajes de Estados Unidos.

Los legisladores también advierten que un cierre podría sacudir los mercados financieros. Goldman Sachs ha estimado que un cierre reduciría 0.2 por ciento el crecimiento económico cada semana que dure, pero se recuperaría una vez que el gobierno reabra.

Otros dicen que la interrupción de los servicios gubernamentales tiene impactos de largo alcance porque socava la confianza en el gobierno para cumplir con sus deberes básicos. La Cámara de Comercio de Estados Unidos advirtió: “Una economía que funciona bien requiere un gobierno que funcione”.

¿Qué pasa con los casos en Tribunales, el Congrespo y el salario presidencial?

El presidente y los miembros del Congreso seguirán trabajando y cobrando. Sin embargo, cualquier miembro de su personal que no se considere esencial estará de licencia.

La Corte Suprema, que comienza su nuevo periodo de sesiones el lunes, no se vería afectada por un cierre breve porque puede recurrir a dinero proveniente de cuotas judiciales, como cobros por presentar demandas y otros documentos, dijo la portavoz del tribunal Patricia McCabe.

El resto del poder judicial federal también funcionará normalmente durante al menos las dos primeras semanas de octubre, dijo Peter Kaplan, portavoz del poder judicial.

Incluso en un cierre más prolongado, todo el poder judicial no cerraría, y cada tribunal del país tomaría decisiones sobre qué actividades continuarían. Los magistrados y todos los jueces federales seguirían recibiendo su remuneración debido a la prohibición constitucional de reducir el salario de los jueces durante su mandato, según el Servicio de Investigación del Congreso.

En particular, la financiación de los tres fiscales especiales nombrados por el secretario de Justicia, Merrick Garland, no se vería afectada por un cierre del gobierno porque se pagan mediante una asignación permanente e indefinida, un área que ha estado exenta de cierres en el pasado.

Eso significa que los dos casos federales contra Donald Trump, el expresidente, así como el caso contra Hunter Biden, el hijo del presidente Joe Biden, no serían interrumpidos.

Trump ha exigido que los republicanos retiren los fondos de los procesamientos en su contra como condición para financiar al gobierno, declarándolo su “última oportunidad” de actuar.

¿Ya se ha cerrado el Gobierno de Estados Unidos antes?

Antes de la década de 1980, la falta de acuerdos presupuestales no resultaba en cierres significativos de las operaciones gubernamentales. Pero entonces el secretario de Justicia, Benjamín Civiletti, en una serie de opiniones jurídicas de 1980 y 1981, argumentó que las agencias gubernamentales no podían operar legalmente durante un déficit de financiación.

Desde entonces, los funcionarios federales han actuado bajo el entendimiento de que pueden hacer exenciones para funciones que son “esenciales” para la seguridad pública y los deberes constitucionales.

Desde 1976, ha habido 22 déficits de financiación, 10 de los cuales han provocado el despido de trabajadores. Pero la mayoría de los cierres importantes han tenido lugar desde la presidencia de Bill Clinton, cuando el entonces líder de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, y su mayoría conservadora exigieron recortes presupuestarios.

El cierre gubernamental más largo ocurrió entre 2018 y 2019, cuando el entonces presidente Trump y los demócratas del Congreso entraron en un enfrentamiento porque el mandatario pedía financiación para un muro fronterizo. La interrupción duró 35 días, durante la temporada navideña, pero también fue sólo un cierre parcial porque el Congreso había aprobado algunos proyectos para financiar partes del gobierno.

¿Cómo se soluciona un cierre en el Gonbierno de EU?

Es responsabilidad del Congreso financiar al gobierno. La Cámara de Representantes y el Senado tienen que acordar financiar al gobierno de alguna manera, y el presidente tiene que convertir la legislación en ley.

Las dos partes están profundamente arraigadas y no están ni cerca de llegar a un acuerdo para evitar un cierre.

Pero si el cierre dura semanas, aumentará la presión para poner fin al estancamiento, particularmente si los militares en servicio activo se quedan sin sus pagos del 13 de octubre o el 1 de noviembre.

El Congreso a menudo depende de las llamadas resoluciones continuas (RC) para proporcionar dinero provisional para dejar abiertas oficinas gubernamentales en los niveles actuales mientras se llevan a cabo las negociaciones presupuestarias.

El dinero para prioridades nacionales apremiantes, como la asistencia de emergencia para las víctimas de desastres naturales, suele ir adjunto a una iniciativa de ley de corto plazo.

Pero los republicanos intransigentes dicen que cualquier proyecto de ley temporal es imposible para ellos. Están presionando para mantener cierre hasta que el Congreso negocie los 12 proyectos de ley que financian al gobierno, lo que históricamente es una tarea laboriosa que no se resuelve hasta diciembre, como pronto.

Trump, que es el principal rival de Biden de cara a las elecciones de 2024, está instando a los republicanos intransigentes.

Si tienen éxito, el cierre podría durar semanas, tal vez incluso más

Comments are closed.