Principales

ESTADOS UNIDOS «CHAMAQUEO» A MÉXICO EN NEGOCIACIONES DEL T-MEC.

Por: Dulce García /CLARO DIRECTO MX.Comunicación Abierta/ 16 diciembre 2019/

Apenas la semana pasada se celebró con bombo y platillo la firma del nuevo texto del  T-MEC entre México, Estados Unidos y Canadá, pero este fin de semana se dieron a conocer los detalles del texto que el gobierno de EU enviará el próximo martes al congreso de ese país para su ratificación y resulta que al parecer el México el equipo negociador no leyó «las letras chiquitas».Resultado de imagen para JESUS SEADE T-MEC

La administración de Donald Trump le metió gol a México, al anunciar que la legislación presentada en Estados Unidos, adiciona la designación de hasta 5 agregados laborales estadounidenses en México, es decir que si se hará la inspección de cumplimiento de la ley laboral a empresas mexicanas, pero con inspectores mexicanos contratados por la embajada de EU en nuestro país.

Jesús Seade, líder del equipo negociador ha señalado que el gobierno mexicano, no está de acuerdo y en puntos llanos vaya sorpresa “nos chamaquearon”.

Seade, principal negociador mexicano del T-MEC, dijo que la administración de EU tomó por sorpresa al gobierno de Andrés Manuel López Obrador ayer cuando presentó al Congreso de ese país una disposición paralela al T-MEC, por lo que envió una carta al Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, expresando la sorpresa y preocupación de México.

Es preocupante que a través de una iniciativa de ley se pretenda ir más allá de lo necesario para cuidar el buen cumplimiento de lo negociado entre las partes. Si bien México respeta el proceso legislativo estadounidense y la iniciativa de ley que forma parte del proceso de aprobación del T-MEC —en cuya formulación México no interviene— se esperaría que su contenido reflejara el alcance de los compromisos acordados, sin establecer consideraciones ni mecanismos adicionales”

Además, Seade anunció se trasladará de inmediato a Washington para plantearle las inquietudes de México directamente a los legisladores estadounidenses, ya que mientras México celebraba, la administración de Trump, maquinaba en su proyecto un entramado burocrático para implementar el tratado en los sectores prioritarios como el automotriz, acero, minería, electrónica y call centers.

De acuerdo a la legislación mexicana y a las disposiciones de derecho internacional vigentes, la presencia de funcionarios extranjeros requiere la autorización del país anfitrión, como ha sido siempre el caso de los agregados que México y Estados Unidos han acreditado en cada país, incluyendo aquellos en materia laboral.

Seade explicó que en este momento Estados Unidos tiene acreditada a una funcionaria diplomática cuyas actividades cubren los temas laborales, pero sin atribuciones de inspección de conformidad con la legislación mexicana, mientras que México, ha tenido dos agregados laborales en su embajada en Washington.

El subsecretario dijo que se comunicará con el sector empresarial del país, así como con las Secretarias de Economía y del Trabajo para informarles sobre este tema, asimismo, rechazó que no se hayan leído las letras chiquitas, señalando que éstas son inexistentes.

Robert Lighthizer,»viejo lobo de mar»Resultado de imagen para El Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer,

El 3 de enero de 2017, el presidente Electo Donald Trump, anunció públicamente a Robert Lighthizer como Representante de Comercio de los Estados Unidos, dentro de su gabinete

 

Es miembro del Partido Republicano de los Estados Unidos y dentro del gobierno comenzó a ser representante de la industria del acero. Designado en 1983 representante comercial adjunto durante la administración del Presidente Ronald Reagan. WILKIPEDIA

 

EL T-MEC YA ES «MANZANA PODRIDA».

DARIO CELIS EN EL PERIODICO EL FINANCIERO

 

El T-MEC ya es manzana de discordia entre la 4T y empresarios, académicos y agricultores por la letra chiquita, pero más porque se negoció una adenda a espaldas de casi todos.

El subsecretario Jesús Seade jura y perjura que consultó en su momento a varios secretarios de la 4T, al Poder Judicial y a los dirigentes de Morena en las cámaras de diputados y senadores.

Pero la realidad está mostrando exactamente todo lo contrario: se fue por la libre, acusan en la iniciativa privada, legisladores y sector social.

En la versión en español del T-MEC que circuló el miércoles por la noche se sabe que Hacienda, de Arturo Herrera, y Banco de México, de Alejandro Díaz de León, no podrán manosear el tipo de cambio con propósitos de aumentar las exportaciones.

Asimismo, que Donald Trump tiene mano libre para imponer sanciones arancelarias cuando quiera, que Estados Unidos puede cerrar la frontera a productos y empresas que violen el acuerdo y que desde Washington también se vigilará la protección al medio ambiente en México.

En el caso de la manipulación de divisas, el apéndice del T-MEC indica que los países deben garantizar un régimen de tipo de cambio determinado por el mercado y deberán de informar sobre sus intervenciones en los mercados de divisas después del final de cada mes.

Con esta disposición, el inquilino de la Casa Blanca podría extender la investigación sobre manipulación de divisas de los socios comerciales, sobre todo México, China y otros países.

En el capítulo laboral, Estados Unidos puede suspender el tratamiento arancelario preferencial a mercancías y servicios determinados de México e incluso imponer sanciones sobre las mismas.

Además, un panel de expertos puede verificar el cumplimiento de las obligaciones del acuerdo referentes a libre asociación y negociación colectiva de sindicatos en fábricas del país.

Similar a las exigencias del capítulo laboral, el acuerdo contiene una cláusula que establece que una violación al medio ambiente afecta el comercio y la inversión entre las partes.

En ese contexto, México está de acuerdo en incrementar su monitoreo para detener la pesca ilegal marina y detener el subsidio a la pesca de especies sobreexplotadas.

Esto último aplica para las tres naciones. Así, si un gobierno denuncia daños ambientales, el país acusado tendrá que demostrar lo contario.

El sector automotor establece una cuota de 40 por ciento de la fabricación de vehículos ligeros y pesados en las regiones que paguen a sus obreros 16 dólares la hora, esto es tres veces más de lo que el trabajador de la rama automotriz promedio gana en México.

Del 100 por ciento de los vehículos fabricados, el 75 por ciento deben de manufacturarse en la región.

Las modificaciones al T-MEC requerirán que el 70 por ciento del acero utilizado en automóviles y camiones construidos en América del Norte se produzca por completo en México, Canadá y Estados Unidos, impidiendo el acceso al acero semiacabado proveniente de China y otros países.

México y Canadá acordaron una incorporación gradual de siete años de la nueva norma para el acero. Se eliminó la exigencia estadounidense de un estándar similar para el aluminio, pero con la advertencia de que se reconsideraría en el tratado en 10 años.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Leave a reply