Hidilyn, atleta filipina que luchó por apoyos para competir en olimpiadas de Tokyo,gana oro y ahora será millonaria

0
26

TOKYO, JAPÓN, 28 JULIO 2021/IVON ÁLVAREZ/ YAHOO DEPORTES/

En un país donde una familia puede sobrevivir con 5 dólares al día, según el Índice de Desarrollo Humano, y en el que el solo 30% de la gente que vive en los barrios tiene estudios de secundaria según el Banco Mundial, la historia de éxito de la recién ganadora de la medalla de oro, la primera en la historia para Las Filipinas, de la pesista Hidilyn Díaz parece un milagro.Los robos son casos extraños,  LA cultura  de los filipinos no les permite ser deshonestos; un mesero te puede perseguir porque dejaste más propina de la esperada.

Una historia única

Y de alguna manera lo es. Hidilyn nació en 1991, es hija la quinta de una familia de seis hermanos, hijos de Emelita y Eduardo Díaz, un pescador de la isla de Zumbuanga. Fue su primo, Alan Díaz quien la invitó a participar en varios deportes como basquetbol o voleibol, y como no era buena en ninguno de estos, le enseñó las cuestiones básicas sobre el levantamiento de pesas, a partir de ahí, su vida daría un giro que incluso fue motivo de un capítulo en la televisión nacional.

Pero su entrega en otras áreas la llevo a ser reclutada en la Fuerza Aérea Filipina, en donde forma parte de las Fuerzas Aéreas Especiales, gracias a esto es que pudo continuar su carrera en la halterofilia.

Hidilyn, que luchó durante más de 15 años a nivel profesional por completar sus sueño olímpico no es una sorpresa, lo es para el mundo que entiende las condiciones de Las Filipinas recientemente; con un gobierno que ha impuesto cada vez más restricciones por la pandemia y en donde sobresalen pocos casos individuales en el deporte, pero ella tiene una carrera que avala este triunfo, ya fue medallista olímpica en 2016, donde ganó plata.

Hidilyn Diaz junto a Hsu Shu-Ching de Taiwan (China Taipei), y Yun Jin-Hee de Coreal del Sur, en Río de Janeiro, cuando ganó la medalla de plata. REUTERS/Stoyan Nenov.

Ahora sí hay recompensa

La chica que aspiraba a ser banquera en su infancia ahora podrá manejar los 600 mil dólares, unos 10 millones de pesos filipinos, así como un casa que el gobierno de su país le otorgó por su logro histórico. Mientras que dos empresarios que la han apoyado ya prometieron otra cifra similar cada uno y un tercero se sumó con 3 millones filipinos, al final, Hidilyn podría sumar poco más de 2 millones de dólares, lo que significa en su país ser inmensamente rico.

En Filipinas, una cifra así es inalcanzable; un sueldo medio no llega a los 400 dólares, y el 80% de la población tiene empleos relacionados con los servicios, aun así los robos son casos extraños, su cultura no les permite ser deshonestos; un mesero te puede perseguir porque dejaste más propina de la esperada.

Las felicitaciones

Ahora, después de solicitar ayuda para su entrenamiento y solo recibir la de algunos empresarios guiados por sus logros anteriores, es que, recibe los elogios de los políticos; “Toda la nación filipina está orgullosa de ti” dice el mensaje del presidente filipino Rodrigo Duterte.

Mientras que otra leyenda de su país, el pugilista Many Pacquiao también compartió la felicidad del pueblo “¡Gracias Hidilyn Díaz, por el primer oro olímpico para Filipinas! ¡estamos muy orgullos de ti!

Una imagen viral

Tokyo 2020, Hidilyn Diaz durante la ceremonia donde recibipo su medalla de oro. REUTERS/Edgard Garrido

Y su imagen al ganar la medalla de oro en la categoría de los 55 kg al levantar 127 kg para romper el récord olímpico, simplemente ganó el corazón de todos; su discreción ante la hazaña que había logrado deja un grata imagen en estos Juegos.

Unos JJOO anómalos en donde la presión ha hecho caer a grandes como Simon Biles y Naomi Osaka. Entonces, llega la chica que salió de una familia pobre en una isla alejada del pacífico, con el aplomo y seguridad que le dio su trabajo para marcar una historia de éxito para un país necesitado de buenas noticias, y dejando al mundo asombrado. De ese tamaño es la hazaña de Hidilyn Francisco Díaz.