CORONAVIRUS. LA VIDA SIN DEPORTE Y EL TRASTORNO EXISTENCIAL.

0
116

ÉDGAR MALAGÓN MEDEL/ MEDIO TIEMPO/

Ahora que todo deporte profesional se ha detenido por la pandemia provocada por el Coronavirus, la sociedad experimentará cambios, en especial a los fieles aficionados de los estadios.El gobierno italiano anunció que todos los partidos de la Serie A ...

Aquellos solían acudir cada semana al futbol podrían ser los más afectados, de acuerdo con el análisis de David Jesús Moscoso, sociólogo del deporte en la Universidad Pablo de Olavide en España.

“Estas personas experimentan algo que no experimenta un mero consumidor televisivo, porque este perfil de persona, los hinchas, tienen una identificación plena con su equipo deportivo y necesitan tomar contacto, seguir la vida de los deportistas que forman parte de esos equipos y el hecho de que no puedan hacerlo en este momento desde luego les va a generar un gran trastorno, si cabe llamarlo, existencial, porque ocupan un lugar central en su vida”, dijo en entrevista con Mediotiempo.

​Otro aspecto del deporte es el hecho de que funciona como una forma de reducir la presión social mediante el entretenimiento, algo que podría desviarse con la oferta televisiva actual.

“Efectivamente, el deporte siempre ha sido una válvula de escape social, se ha asociado a la frase célebre de Juvenal (el emperador romano) de Pan y Circo, en este caso sería el circo, el espacio donde las personas pueden desahogarse de la presión que acumulan de la vida cotidiana, en su entorno social. El que no exista esa válvula de escape pues conducirá a que tenga que buscar otras vías. Cada cual en el marco de sus circunstancias trata de encontrar alguna fórmula. La televisión ofrece muchos productos para poder emplear parte de nuestro tiempo en que solvente esa necesidad”, explicó.

UN HECHO HISTÓRICO

Desde el punto de vista histórico solo las Guerras Mundiales habían suspendido Ligas de futbolMundiales y hasta Juegos Olímpicos, algo que está sucediendo en este año 2020.

Antonio Moreno, experto en historia del deporte y Director del salón de la Fama del Futbol, consideró que ahora vivimos una guerra contra un enemigo “invisible” y no hay un panorama claro de cuándo volveremos a la normalidad.

“El epicentro es la salud. A lo mejor nosotros que estamos acostumbrados al mundo deportivo estamos un poco inquietos de cuándo se va reanudar la Liga inglesa, y la Concachampions, la Champions League, la Liga de España, Italia, pero esto rebasa todo porque el enemigo de esta guerra es invisible y no sabes hasta dónde va avanzar y cuántas bajas va a tener la humanidad pues es una incertidumbre terrible porque no es posible calcular siquiera los daños que le está causando al futbol hasta que termine”, contó en entrevista.

“Más allá de un pasatiempo también es una industria que genera empleo y que genera ganancia y trabajo y todo eso está detenido. Todo esto va a pegar, las situaciones que se mueven alrededor pues ya están perdiendo”.

Pese a este panorama, los aficionados asimilan el problema y entienden que hay una vida más allá de la cancha. “Sin duda una pausa necesaria y obligada. Tenemos que ser conscientes y responsables de nuestros actos para no perjudicar a nadie, en especial niños y adultos mayores. Nosotros además de ser fanáticos de Pumas tenemos una vida que llevar entre semana; en la Rebel puedes encontrar de todo tipo de profesiones y oficios, desde profesores, abogados, herreros, carpinteros, arquitectos, actores y hasta un sacerdote”, contó John, líder la barra de Pumas. “El futbol para, pero nuestras vidas siguen siempre con la emoción de esperar ese fin de semana donde vemos a los amigos, donde gritamos el gol y encontramos un espacio donde gritar o beber”.