MADRES DE PERSONAS DESAPARECIDAS ENCUENTRAN 12 CADÁVERES EN MACLOVIO ROJAS-TIJUANA

0
63

Las madres que buscan los restos de sus hijos desaparecidos han descubierto al menos una docena de cuerpos después de excavar desde el 2 de enero en una propiedad de la colonia Maclovio Rojas, en el extremo oriental de Tijuana.

El grupo de familiares dijo que recibió una información anónima sobre el lugar. Dijeron que el informante describió la propiedad como una posible casa de seguridad y vertedero de una organización criminal.

Miles de padres y familiares han formado colectivos en todo México para ayudarse mutuamente en la búsqueda de los restos de sus hijos desaparecidos. En Baja California, al menos ocho de estos colectivos de padres tienen cientos de miembros que buscan a un ser querido.

Los colectivos organizan búsquedas y protestas en respuesta a lo que califican de indiferencia del gobierno mexicano para proteger o encontrar a sus hijos desaparecidos. También presionan colectivamente para llamar la atención de los investigadores del Estado sobre presuntas fosas clandestinas como la de Maclovio Rojas.

Dado que el lugar en la colonia Maclovio Rojas se considera propiedad privada, el grupo de búsqueda no estaba legalmente autorizado a entrar en el recinto para excavar en busca de los restos de sus hijos por su cuenta. El 2 de enero, los investigadores de la Fiscalía General del Estado de Baja California entraron en la propiedad y localizaron un cadáver. Los investigadores recogiero sus cosas y se marcharon ese mismo día.

Los funcionarios estatales no dijeron quién es el dueño de la propiedad.

Enfadadas, las madres tomaron sus propias palas y empezaron a cavar, haciendo caso omiso de las leyes de propiedad del estado por necesidad, dijeron. Cavaron durante días, insistiendo en que debía haber más cuerpos enterrados en la propiedad, mientras los funcionarios estatales se negaban a investigar más.

El grupo de padres acabó localizando 12 cuerpos más durante las dos semanas siguientes, según la fiscalía y el grupo de padres.

“Realmente no tenemos otra opción. El Estado no nos ha dejado otra opción que romper la ley para obtener respuestas por las desapariciones de nuestros hijos”, dijo Bárbara Martínez, cuya búsqueda por su hijo desaparecido fue noticia internacional el año pasado. “Sé que algunas de las madres piensan a veces en obtener algo más que respuestas. ¿Se imaginan? La madre del sicario. Pero yo solo quiero enterrar a mis hijos. Ni siquiera pido justicia”.

La casa de seguridad de Maclovio Rojas es la segunda propiedad privada a la que los colectivos de búsqueda han entrado en Tijuana para buscar los restos de sus hijos. Dicen que hay decenas más como esta. Históricamente, los padres han limitado sus búsquedas a zonas remotas, pero dicen que los cárteles han cambiado de táctica y ahora esconden los cuerpos cerca de sus casas de seguridad en zonas urbanas, lo que hace más peligrosa y difícil la excavación.

La propiedad en Maclovio Rojas —ubicada en la esquina de la calle Artículo Número 3 cerca de la calle Emiliano Zapata— tiene una casa, una estructura externa, un jardín y dos grandes árboles en el lugar. La tumba oculta se encontraba en la esquina noroeste del terreno. Guiadas por los informantes anónimos, las madres también encontraron otro cuerpo en la esquina sureste.

Mientras Martínez buscaba a su hijo desaparecido César, su otro hijo, Esteban, desapareció en diciembre. Esteban Uriel Rico de la Cerda, de 17 años, fue visto por última vez en Rosarito siendo detenido por la policía local cerca de Baja Malibú, dice su madre.

Martínez dijo que es una posibilidad que uno de sus hijos esté entre los restos encontrados durante las últimas semanas en Maclovio Rojas, pero tendrá que esperar meses para que la fiscalía estatal realice pruebas de ADN para averiguarlo.

Angélica Ramírez también busca a un ser querido desaparecido. Dijo que al principio los padres recibieron muy poca ayuda de las autoridades.

“(El fiscal) me dijo que no podía apoyarme, y que ni siquiera podía darnos seguridad porque sería cometer un delito (irrumpir en las instalaciones) y me dijo que le enviara la información”, dijo Ramírez sobre el fiscal estatal Hiram Sánchez.

Luego, dijo que agradecía que Sánchez se presentara en el predio cuando encontraron restos humanos, como prometió que lo haría.

Ramírez es miembro de Una Nación Buscando T, un colectivo que lideró esta búsqueda en particular. Dijo que el grupo tuvo que hacer un fondo común para alquilar una máquina que les ayudara a remover suficiente tierra para encontrar los restos.

Sánchez ha dicho que el Estado carece de los fondos necesarios para el personal que se necesita para investigar adecuadamente cada caso de desaparición u homicidio. En lo que va de año, se han producido más de 100 homicidios en Tijuana. Dijo que actualmente están revisando las pruebas forenses recogidas en el lugar de Maclovio Rojas y recogiendo el ADN de los familiares de los desaparecidos para identificar los cuerpos descompuestos.

“Cada uno de los cuerpos tiene ciertas condiciones como el tiempo que llevan ahí y en qué condiciones estaban que determinan cómo procedemos con las pruebas forenses”, dijo Sánchez. Agregó que visitó el predio para ofrecer su apoyo a los padres por “su gran esfuerzo” y demostrar que la Procuraduría los apoya en su difícil situación.

“Aún sin investigar, es lógico que sean víctimas de la lucha por la venta de drogas en las calles del oriente de la ciudad”, dijo un agente del gobierno al semanario de investigación Zeta. Añadió que, al parecer, los delincuentes intentan evitar la atención de la policía ocultando los cadáveres bajo sus casas de seguridad.