EFIGIES. LO QUE IMPORTA ES EL CIRCO.Nadamás para eso son buenos

0
55

Por Oscar Tafoya/MONITOR ECONÓMICO DE B.C./

Mexicali, Baja California, 13 ABRIL 2021/

La publicación para comenzar con la expropiación del Club Campestre de Tijuana por parte de Jaime Bonilla enciende las alarmas para Baja California, independientemente del resultado final.

El rencor de Jaime castigará brutalmente al estado, el cual ya no es visto como opción para invertir.

El hedor de incertidumbre e inestabilidad se sigue expandiendo y los capitales extranjeros se alejan cada vez más de Baja California. Son 663.2 millones de dólares los que salieron de Baja California desde que Bonilla se sentó en la silla del gobierno estatal y son 10 mil 782 empresas formales las que cerraron definitivamente con Jaime.

Todo ello gracias a una “administración” basada en ocurrencias, ataques y violaciones a la ley, sin importarle que está aniquilando a los generadores de empleos. Desgraciadamente su prioridad de “primero los pobres” se basa en un enfoque de multiplicarlos, ya que Coneval documenta que el porcentaje de la población con ingreso laboral inferior al costo de la canasta básica creció 7% a tasa anual en el cuarto trimestre de 2020 en Baja California, disparando la cifra el 25.3% de la población.

Es decir, si su meta era empobrecer, lo logró y en menos de dos años. Ahora, dejando a Jaime, que ya se va en algunos meses, qué pasa con Marina del Pilar, con una campaña a la gubernatura que se le está cayendo a pedazos rebasada por la realidad que todos los días se ha encargado de desmentirla.

Los supuestos logros de Marina en Mexicali eran parte de una ficción mal producida. La seguridad que quería presumir fue evidenciada por Estados Unidos hace unos días y esto producto que en solo dos meses del 2021 los homicidios crecieron 43%, antecedido por el alarmante dato de que Mexicali al cierre de 2020 reportó el año más violento desde que se lleva registro con 205 asesinatos.

Además, la falta de estrategia de Marina para amortiguar los efectos de la pandemia en la capital propició que la economía se cayera en 19.9% de acuerdo con el Banco de México y como consecuencia salieron del mercado del trabajo cerca de 40 mil personas en el 2020.

Además, la informalidad llegó a la histórica cifra 73 mil 835 mexicalenses en esa condición. Por si fuera poco, la deuda pública la aumentó en 22.2 millones de pesos para dejarla en un total de 957.1 millones de pesos.

Asimismo, el Instituto Mexicano para la Competitividad evidenció la falta de transparencia en el presupuesto manejado por Marina. Estos son solo algunos de los indicadores que dejó del Pilar en Mexicali, por lo que se ve difícil que pueda presentar una estrategia seria para todo un estado rezagado en infraestructura, inversión, empleo y economía.

En fin, los indicadores alarmantes no importan para Marina o Bonilla, lo que importa es estar en sus espectáculos circenses. Eso es lo suyo, para eso sí son buenos. (Nota: Los indicadores presentados son por fuente oficiales y puede encontrarlos en nuestra página de MonitorEconómico.org)