ALBERTO AYÓN Y ALCALDE, VEN SIN MIRAR.Por Alfredo Calva

0
175

EXPEDIENTE Político /Tijuana, Baja California, septiembre 2020/

La administración de Arturo González Cruz al frente del gobierno municipal está por cumplir su primer año de gestión y al igual que en su primer día de gobierno, el edil en el tema de combate a la inseguridad sigue sin entender que no ha entendido la gravedad del problema que viven los ciudadanos en la demarcación que administra.

La indolencia mostrada y demostrada por González Cruz sobre el problema que lacera a los tijuanenses, inicia en la pésima decisión de designar, con la ayuda del cabildo, a Jorge Alberto Ayón Monsalve como titular de la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), quién desde su arribo no ha tenido, porque así lo aceptó y permitió, el control y manejo absoluto de la dependencia.

Es público y notorio el hecho de que el militar en situación de retiro no le han permitido designar ha a sus directores y segundos mandos, estas nominaciones le han sido inducidas desde palacio municipal la mano que mece la cuna en la (SSPC) con el fin de salvaguardar sus intereses, lo que convierte a Ayón Monsalve en sólo una figura decorativa que permanece en el cargo para satisfacción de quién lo recomendó.

Los problemas de corrupción externos y al interior de la corporación son inocultables, los grupos de poder que se han formado internamente mantiene a sus integrantes confrontados por el control de la corporación, lo que genera un ente dividido carente de un liderazgo que le de cohesión, sentido y rumbo al trabajo que se debe de llevar a cabo en favor de los ciudadanos.

Las alianzas que esos grupos formados intramuros de la policía municipal mantienen con los diferentes organismos delincuenciales, se refleja en lo que se viven en las calles y padecen un día si y el otro también los residentes y visitantes de Tijuana; extorsiones, abusos de autoridad, protección y encubrimiento en ejecuciones de crímenes dolosos, etc, el menú de servicios que usufructúan sustancialmente quienes coordinan a esas células para los delincuentes es amplio, gracias al manto de inmunidad que les brindan sus mandos y a la incapacidad e ineficiencia de Ayón Monsalve, quien flota sin rubor alguno, en el espacio del desdén y la pusilanimería.

Y no solo es la cuestión de los delitos de alto impacto los que diariamente carcomen a la sociedad, los ilícitos “comunes” azotan de igual manera a todos los sectores sociales; robos a casa habitación, a comercios, de vehículos, asalto a transeúntes, con o sin violencia, se mantienen prácticamente en los mismos niveles de la administración anterior, un hecho, que reiteradamente se lo hace notar el presidente del (CCSPE), Juan Manuel Hernández Niebla, pero al que González Cruz pone oídos sordos.

La reciente expresión del alcalde a medios de comunicación durante un recorrido nocturno en la supervisión de obras, en el sentido de que la responsabilidad del combate a la inseguridad es del gobierno del estado, es un referente de una corta estatura política y limitada capacidad para gobernar, porque, deslindarse mediáticamente de los otros niveles de gobierno de lo que sucede en Tijuana en materia de inseguridad, la cruda realidad no lo libera de la indolencia e ineficiencia con la que ha conducido la política pública en el tema que en campaña se comprometió a disminuir drásticamente.

Continuar con su política de simular que ve, pero de no mirar, los excesos, desatinos y corruptelas que se están cometiendo por mandos y elementos de la policía municipal, hará que la imagen pública que guarda ante sus gobernados se vaya degradando a medida que transcurran los días y las condiciones sanitarias vayan permitiendo la incorporación de los sectores que aun se encuentran en confinamiento por la pandemia y sus integrantes puedan reunirse para manifestar su inconformidad ante su indolente e irresponsable comportamiento en el combate a la inseguridad.

 

El show de Meli….

 

La Síndico Procuradora del XXIII Ayuntamiento de Tijuana, María del Carmen Espinoza Ochoa, ha iniciado un programa de supervisión a las diferentes áreas y dependencias del gobierno municipal, con el fin de mostrar a través de transmisiones en vivo por las redes sociales, las características y condiciones en que se encuentran las dependencias fiscalizadas, así como el comportamiento de los funcionarios adscritos a la referidas oficinas, todo eso, dice la señora, bajo el contexto de cumplir con sus ingentes responsabilidades y transparentar sus acciones.

El inconveniente de ésta loable acción es su afán protagónico, su deseo de sobresalir y hacer sentir a quienes siguen en su momento la transmisión en directo, que no hay funcionaria municipal ni estatal tan eficiente y eficaz como ella, que su compromiso con la transformación de cuarta es tan grande  y real como la del que habita en Palacio Nacional, opacando con ello la esencia de su propósito, transformando sus transmisiones en un show cómico-dramático, conducido por una silvestre y burda imitación de la fiscal de hierro.

 

Y mientras tanto….

¡En palacio nacional ya no se dijo ni pío de Pío!……..chale