ACUSACIONES DE CORRUPCIÓN CONTRA MARIO ESCOBEDO PREOCUPA A EMPRESARIOS.Por Dario Celis

0
128

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN/ EL FINANCIERO/ 14 NOVIEMBRE 2020/

DARIO CELIS

Los empresarios de Baja California no encuentran el camino para llegar a la dirigencia de Morena y denunciar lo que ahí acontece.

Su preocupación por el futuro de ese estado es cada vez mayor ante la posibilidad de que el secretario de Economía, Mario Escobedo, alcance la candidatura para el gobierno local, en medio de una serie de escándalos y acusaciones en contra de este funcionario local que es considerado como la pieza del gobernador Jaime Bonilla para seguir ejerciendo el poder una vez finalizado su mandato, el próximo año.

Inversionistas norteamericanos se han sumado a las dudas que genera este singular personaje por los vínculos que ha tejido con empresas de la región, señalamientos públicos por posibles actos de corrupción y denuncias ante la Unidad de Inteligencia Financiera, que dirige Santiago Nieto; la Fiscalía General de la República, que comanda Alejandro Gertz Manero, y la Secretaría de la Función Pública, a cargo de Irma Eréndira Sandoval, además de la Fiscalía y la Función Pública locales.

Las acusaciones fueron reiteradas en los recientes días con nombre y apellido: Rosendo Colorado, quien fuera subsecretario de Desarrollo Social de Baja California, denunció públicamente a la gasera Blue Propane de haber entregado dinero (al menos 800 mil pesos) en favor de Escobedo a cambio de beneficios para esta empresa, mismos que se habrían dado a lo largo de la gestión de este precandidato al frente de la Secretaría de Economía.

Pese a la presunta entrega de este dinero y los apoyos brindados en el otorgamiento de permisos, en las últimas semanas se habría dado un rompimiento entre esta gasera y el secretario de Economía, aseguran los empresarios californianos, por traiciones del aspirante a la gubernatura estatal.

Jaime Bonilla.

Jaime Bonilla.Ilustraciones de Nelly Vega.

Los inversionistas locales y sus contrapartes norteamericanas han intentado llegar a la presidencia de Morena, muy distraída en estas semanas por el proceso de sucesión interna, para alertarlos de los riesgos que representaría para ese estado y la relación con Estados Unidos el llevar a un personaje tan señalado a la primera magistratura de esa entidad.

Buscan igualmente hacer llegar una señal de emergencia al canciller Marcelo Ebrard sobre el mensaje que se estaría enviando a la futura administración demócrata al impulsar a un candidato que está siendo investigado por presuntos actos de corrupción y malos manejos a lo largo de su gestión.

Pocas semanas faltan para que Morena determine el perfil de su abanderado en Baja California. Estará frente al dilema de darle la espalda a la corrupción o alentarla con la figura de Escobedo, generando mayor incertidumbre ante las inversiones locales y socios estadounidenses.