INDIFERENCIA DE GOBIERNO POR CONTAMINACIÓN DE AGUAS NEGRAS DE TIJUANA A SAN DIEGO

0
758

ACUSA ALCALDE  IMPERIAL BEACH  POR INDIFERENCIA DEL GOBIERNO DE  VEGA DE LA MADRID.Expone que acusará al gobienro de “kiko” ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

San Diego, California, 20 julio 2018 (SinEmbargo).– Las aguas negras provenientes de Tijuana, Baja California, contaminan mares nacionales y de Estados Unidos sin que el Gobierno estatal, a cargo del panista Francisco Vega de Lamadrid, trabaje para mitigar el problema, denunció Serge Dedina, Alcalde de Imperial Beach –ciudad fronteriza del condado de San Diego–, quien aseguró que la corrupción en ese estado mexicano ha sido la causante de la situación.

El político estadounidense declaró que la inversión en viviendas e industrias de todo tipo en Baja California ha ocurrido sin el control necesario para evitar contaminación, por lo que los desechos son vertidos al mar y dañan ambos lados de la frontera.

“Es muy obvio que hay un grupo de inversionistas y políticos en Baja California que se han beneficiado mucho por promover la inversión económica, el desarrollo de viviendas y la industria sin conexión al drenaje. Lo que estamos viendo es el símbolo de corrupción masiva en Baja California.

La corrupción se ve en la contaminación del agua”, destacó en una entrevista con Sin Embargo. “Soy el político más pro México en todos los Estados Unidos, mi trabajo se ha enfocado en mantener relaciones positivas con México y veo la oportunidad de trabajar juntos, pero la corrupción del Gobierno de Baja California está provocando todo esto”, añadió.

Asimismo, el Alcalde de la ciudad ubicada en el condado de San Diego, California, Estados Unidos, manifestó que la contaminación ha provocado la proliferación de diversas enfermedades entre sus 28 mil habitantes –la mitad de ellos latinos–, por lo que de la mano de la organización Costa Salvaje buscará denunciar al Gobierno de Vega de Lamadrid ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Anna Cristhabel Verdugo, de la organización Costa Salvaje, explicó que la Planta de Tratamiento de San Antonio de los Buenos, conocida también como Punta Bandera, vierte más de mil 100 litros por segundo de aguas negras en la zona costera de San Antonio del Mar, Baja California; debido a ello, las playas San Antonio del Mar, Playa Blanca y Baja Malibu han sido cerradas por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgo Sanitarios (Cofepris) que pide evitar el uso acuático-recreativo.

“Lo que pasa ahorita es que el pueblo mexicano –por esta contaminación que viene por la corrupción– no tiene acceso a su propia costa y eso está además afectando a mi comunidad que es 50 por ciento latina […] Hemos sufrido una epidemia de enfermedades no solo por el contacto con el agua, cuando hay derramas muy severas, la contaminación permanece en el aire también.

Mucha gente se ha enfermado debido a los vientos”, expuso el Alcalde de Imperial Beach. Paloma Aguirre, directora del Programa Costero y Marino de Costa Salvaje, informó que además de la denuncia que presentarán junto con Imperial Beach por la violación a los derechos humanos, la organización emitirá otra más también en contra del Gobierno de Baja California a fin de que trabaje para arreglar la planta, repare los daños y, de ser el caso, sea sancionado.

“Nuestros abogados están en el análisis de cómo, cuándo y dónde [emitir la denuncia], pero de que se va a mover adelante, se va. A menos que el gobernador Francisco Vega decida presentarse a decir que va a hacer un plan para mitigar la situación”, comentó. Aguirre, quien es maestra en estudios avanzados en biodiversidad y conservación marina por el Instituto de Oceanografía Scripps de la Universidad de California, aseguró que el problema podría ser resuelto con “algunos miles de dólares”, pero “falta voluntad política” por parte de Vega.

La planta, añadió Verdugo, ha operado durante varios años sin funcionamiento adecuado y únicamente trata las aguas negras a un 20 por ciento del nivel que debería alcanzar y a consecuencia de ello el líquido contaminado es vertido al mar. “La playa de Imperial Beach es una de las más contaminadas en el norte de América, pero compartimos ese ‘premio’ con playas de Tijuana. Estamos afectados por la contaminación de Tijuana, de lo que llamamos el río de aguas negras de Punta Bandera o San Antonio de los Buenos, una planta de tratamiento de aguas negras que desecha aguas tóxicas directamente al mar todos los días.

Es una situación muy grave”, dijo al respecto el Alcalde. Destacó que además de los daños a la salud de la ciudadanía en general, salvavidas, bañistas, miembros de la marina y directores del Ayuntamiento, que se traducen en constantes infecciones en la piel, oídos y ojos; la fauna marina y los ecosistemas costeros sufren también graves afectaciones, incluso en la Reserva de la Biosfera “Islas del Pacífico de Baja California”, hogar de delfín nariz de botella, común y calderón gris; además de ballena azul, jorobada, gris de California, minke; león marino de California, elefante marino del norte, foca de puerto, entre otras especies.

“Están destrozando la fauna. Es un ecocidio total. La Reserva de la Biósfera del Pacífico se extiende de la frontera de Estados Unidos hacia Baja California y esto [las aguas negras] están afectando a la fauna marina”, expuso el funcionario de Estados Unidos. También indicó que la situación ha impactado negativamente en el desarrollo de Imperial Beach, donde hay una tasa de pobreza del 30 por ciento: “en términos económicos ha afectado muchísimo el desarrollo en los pueblos porque la contaminación continua no permite que haya inversión económica en el Ayuntamiento.

De todos los pueblos costeros del sur de California, somos el número uno en términos de bajos ingresos”.

Finalmente, el Alcalde hizo un llamado a Vega de Lamadrid para tomar acciones urgentes para detener las descargas de Punta Bandera y reparar la planta a la brevedad para evitar más impactos a la salud pública y la fauna marina. “Coopera y busquemos una solución juntos, asignamos un presupuesto y buscamos una solución inmediata”, sugirió al mandatario bajacaliforniano, y advirtió: “vamos a seguir empujando hasta que haya una respuesta de presupuesto, plan, fechas y solución. Estamos viviendo un estado de emergencia aquí”.