INVESTIGA UABC ANTíDOTO PARA VENENO DE VíBORA DE CASCABEL DE LA REGIÓN

0
595

Ensenada,BAJA CALIFORNIA, 2 de enero de 2020.– El profesor investigador de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), Guillermo Romero Figueroa se encuentra desarrollando un antídoto contra las mordeduras de víboras de cascabel originarias de la región. Resultado de imagen para ANTIDOTO PARA VENENO DE VÍBORA

El proyecto denominado Descripción bioquímica y biológica del veneno de las víboras de cascabel de Baja California tiene el objetivo de conocer los compuestos del veneno para desarrollar un antídoto que pueda salvarle la vida a quien es víctima de la mordedura de dicha serpiente.

Romero Figueroa comentó que existe poca información sobre los venenos de las víboras de cascabel de la entidad y también sobre los antídotos disponibles ya que los únicos que existen se desarrollan en el centro y occidente del país, y por ende, corresponden a las especies que habitan en esas zonas

Parte del estudio consiste en conocer, a través de una descripción bioquímica, la composición de los venenos de las serpientes mencionadas. Posteriormente se inocula el veneno a una cepa de ratones en diferentes dosis para observar la respuesta fisiológica que tienen, y de este modo medir y evaluar las zonas más afectadas en el organismo.

Con ello se pueden hacer comparaciones con venenos de otras especies de cascabel. Como resultado de este proceso se tendrá una descripción biológica con la que se pueda trabajar en el antiveneno.

El investigador detalló que actualmente existe un antídoto y es eficaz ya que está basado en los compuestos de venenos de víboras de otras regiones, por lo que los investigadores cimarrones buscan elaborar un faboterápico (antídoto) con especies de víboras de cascabel de la localidad, que lo hará más específico y podrá detener con más eficacia el daño generado por el veneno de la mordedura.

El también doctor platicó que se encuentra trabajando con su colega Everardo Gutiérrez López, especialista en computación, para desarrollar una aplicación para dispositivos móviles que proporcione información necesaria para actuar en caso de mordeduras de víboras.

El proyecto nació a partir de otro más ambicioso. el cual busca desarrollar una cura para todos los venenos de las víboras del norte del país; entre los colaboradores se encuentra el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor) de La Paz, Baja California Sur; la Universidad de Juárez en Chihuahua; la Universidad Autónoma de Nuevo León; así como la Universidad del Estado de México.