CORRUPCIÓN PACTADA EN CONSULTA DE ENSENADA.Por Alfredo Calva

0
93

Expediente Político/Playas de Rosarito,octubre 2020/

 

Corrupción pactada en Ensenada (II parte)….

Con desfachatez, sin rubor alguno y como una burla a los Ensenadenses, el gobierno local que encabeza, Armando Ayala Robles, a través de Georgina Ríos García, presidente del Consejo Municipal de Participación Ciudadana, dio como positivo para la empresa Energía Costa Azul, filial de Sempra Enregy, el resultado de la consulta vecinal llevada a cabo el pasado domingo 18, para que la empresa pueda llevar a efecto las obras de ampliación a las instalaciones que mantienen desde el 2005 en el norte del municipio, por un monto de 2800 millones de dólares.Un 59% aprobó la reconversión de Sempra en Ensenada: Ayuntamiento

A partir de que se dio a conocer a la ciudadanía las intensiones de ampliación a las instalaciones de Sempra Energy, sectores de la sociedad y diversos grupos de ciudadanos de Ensenada hicieron del conocimiento de su rechazo al alcalde Armando Ayala Robles, quién, pese a las expresiones negativas de sus gobernados vio la oportunidad de ser un gestor de la empresa ante los gobiernos federal y estatal para obtener un sustancial reconocimiento de su participación por parte del corporativo.

Los severos daños al medio ambiente y la biodiversidad que causarán las obras de ampliación consistentes en la reconversión de la planta de regasificación que actualmente existe, por una planta de licuefacción que quiere la empresa, es la razón por la cuál los ensenadenses se oponen a los planes de expansión acordados entre Ayala y Sempra Energy y que tratan justificar y sustentar a través del resultado adulterado de una consulta vecinal inducida.

El ejercicio de simulada democracia que realizaron Sempra y Ayala el pasado domingo 18, se derivó de un oficio emitido por la Secretaria de Energía Rocío Nahale, que fue recibido en el gobierno municipal el día dos de octubre, en el que señalaba que, a reserva de la obtención por parte de la empresa de los permisos conducentes de los tres ordenes de gobierno, a los ciudadanos se les debería pedir su opinión al respecto, fue por ello que se asociaron y ambos contribuyeron para montar el vodevil llamado consulta vecinal, en un lapso de 16 días.

La logística que pactaron Ayala y empresa fue simple, ocultar todo lo relativo a las obras que quieren realizar y los daños que estas causarán al medio ambiente y a la biodiversidad y sólo promovieron ante los ensenadenses el monto a invertir y de éste, los 435 millones de pesos que Sempra donará a la comunidad para la ejecución de obras diversas.

Con el apoyo de personal del Ayuntamiento y principalmente del gobierno federal, de la Secretaría del Bienestar adscritos a las delegaciones regionales en la entidad, denominados Servidores de la Nación, que les facilitó por dos semanas el super delegado, Alejandro Ruiz Uribe, eso sí, fue exigente con Sempra para que pagara el hospedaje y alimentación de los funcionarios federales, a quienes usufructuó para su beneficio.

El trabajo de los Servidores de la Nación consistió en visitar al mayor número de ciudadanos posibles, obtener sus datos personales e incluidos sus números telefónicos, para que tres días antes de la consulta vecinal, los llamarán para recordarles el evento e invitaran a que acudieran a votar y decidieran si querían las obras o las rechazaban y, el domingo de la consulta, los emplearon para llevar a cabo el acarreo de encuestados a las casillas a que sufragaran.

Y concluyeron su labor con el embarazo de urnas.

Porque, poseedores de la información recabada de ciudadanos, les fue sencillo llevar a efecto la instrucción, fue por ello, que la presidente del Consejo Municipal de Participación Ciudadana, Georgina Ríos García, tuvo que esperar hasta el lunes por la mañana para informar a los ensenadenses del resultado del gran ejercicio democrático llevado a efecto por el XXIII Ayuntamiento que guía con honestidad, honradez y honorabilidad, Armando Ayala Robles, el SI tan anhelado.

Como en el 2005, el dinero de Sempra compró las voluntades de funcionarios municipales, federales y de la iniciativa privada, para imponer su voluntad a costa de la degradación del medio ambiente de Ensenada.

Eso sucede cuando pasa, dijera el filósofo de Güemes.

Y mientras tanto….

Entre más pienso en los resultados de las elecciones en los estados de Hidalgo y Coahuila, más me divierto.