Cínica desfachatez….Por Alfredo Calva

0
236

EXPEDIENTE POLÍTICO/ PLAYAS DE ROSARITO/ 30 OCTUBRE 2020/

Sin rubor y recato político la alcaldesa de Playas de Rosarito, Araceli Brown Figueredo y su subordinado, Francisco Arellano Ortiz, quien cobra como su Secretario de Seguridad Ciudadana, intentan a través de falaces apologías lavar la imagen de la policía municipal y la cara de Arellano Ortiz. A la corporación preventiva por los señalamientos de corrupción que llevan a cabo sus elementos y a Arellano Ortiz, por su incapacidad e ineficiencia para desarrollar su trabajo y la permisividad y colusión en los actos de corrupción y trapacerías que cometen sus subordinados.

La corporación preventiva del V municipio está calificada como la más deficiente en el estado, y los fríos datos y estadísticas sitúan a la demarcación que es desgobernada por Brown Figueredo, como el municipio más violento con relación al número de habitantes, en lo que va del presente año se han registrado 122 ejecuciones. Sin hacer menos a otros rubros del catálogo delictivo que día a día laceran a los rosaritenses como, el robo de vehículos, robos a casa habitación, a comercios, secuestros, etc.

La incompetencia, incapacidad e ineficiencia harto demostrada por Brown Figueredo, aunado al cinismo con el que se conduce para ejercer su mandato, la hizo atreverse a participar en un foro sobre “Ciudades más Seguras de México”, promovido por la Secretaria de Relaciones Exteriores en el que con desfachatez aseguró que su gobierno ha impulsado los temas de seguridad para el fortalecimiento del tejido social.

Sin ruborizarse señaló que, “Es importante destacar que para tener comunidades seguras, es de vital importancia contar con la voluntad también de la ciudadanía; en el VIII Ayuntamiento de Playas de Rosarito, desde el inicio de mi gestión se ha impulsado un pacto social tanto en el tema de seguridad, como para el fortalecimiento del tejido social; y nos encargamos de direccionar los recursos necesarios para equipar y dignificar a la Policía Municipal».

Y en el clímax de su falaz perorata expresó, “Cada día damos un paso hacia adelante en la reconstrucción de una policía de proximidad para lograr la construcción de una ciudad más segura; los resultados tanto estatales como federales avalan nuestro trabajo; nuestra labor como gobierno se fortalece y nos exigimos mejores resultados cada día; y la excelente coordinación entre los tres niveles de gobierno ha jugado un papel importante».

La hipocresía de Brown Figueredo con la que actuó en la reunión virtual convocada por la SRE, no le sirvió para desaparecer la descomposición que se vive entre los elementos del cuerpo policíaco preventivo, debido a la corrupción imperante generada principalmente por las cuotas que les exigen sus mandos, tasadas por el propio Arellano Ortiz y recolectadas para su goce personal por su director y el comandante, Carlos Meza y Pedro Silva, respectivamente.

De la situación se encuentra al tanto la alcaldesa, sin embargo, la política de oídos sordos e invidencia le son sustancialmente más útiles que las de atender las denuncias y señalamientos y realizar una limpia de mandos, empezando por el Secretario Arellano Ortiz.

De acuerdo a policías consultados sobre el particular, cada día la mayoría de los elementos de la policía municipal salen a las calles, no a cumplir con su deber de proteger y salvaguardar la integridad y el peculio de los ciudadanos como lo presumió Araceli Brown, sino como depredadores a la caza de posibles víctimas que les permitan a través de acciones ilegales como extorsiones, chantajes, usurpación de funciones, sembrar armas o drogas en los vehículos, etc, obtener los recursos económicos suficientes para cumplir con las cuotas establecidas por Arellano Ortiz.

Pese a la falta de capacidad, eficacia y eficiencia de Francisco Arellano Ortiz, para llevar a cabo la asepsia para limpiar la podredumbre en la que nadan los elementos de la corporación preventiva, en algo si ha sido asertivo, cuando señala que, “NO HAY MALOS ELEMENTOS, LO QUE HAY SON PÉSIMOS JEFES». Lástima que no conozca la vergüenza y ética profesional, si supiera de ellas o lo que significan, ya habría signado y presentado su renuncia.

Y mientras tanto….

Hoy, el gobernador Jaime Bonilla Valdéz confirmó sin palabras, quien es su marioneta preferida para sucederlo.

PUBLICIDAD