MALA COPIA: Por Alfredo Calva

0
77

 

Expediente Político/PLAYAS DE ROSARITO/SEPTIEMBRE 2021/

 

Mala copia….

De la nada original idea que tuvo y ha llevado a la práctica Jaime Bonilla Valdez, gobernador de Baja California, de imitar las acciones y expresiones del habitante de Palacio Nacional, sólo logró convertirse en una copia folclórica de AMLO y lo orilló a cometer yerros que no solo denostaron y ridiculizaron su imagen política a nivel nacional, sino también su gobierno.

Error de Bonilla Valdez el creer que la beligerancia política gubernamental es una herramienta útil para la operación administrativa de un gobierno, asumió y dio por hecho, que amenazar o amedrentar,-como lo hace AMLO-, a todos aquellos que disienten y  no se someten a sus deseos y especialmente, no guardan la disposición de estar en permanente genuflexión ante su imagen y voluntad, no son merecedores de su consideración y atención, por el contrario, son acreedores de padecer todo el rigor y la fuerza de las instituciones bajo su control.

Los pretextos son variados y en ocasiones hasta risibles, eso no tiene importancia, lo trascendental para él es denostar, exhibir, hacer escarnio y crítica acida de su imagen y patrimonio, lo trascendental es que se pase por encima de quien se atrevió a ser irreverente a su mandato, y si es necesario para lograr el objetivo, se tuerce la ley para obtener lo deseado, para eso tiene a su disposición las dependencias bajo su cargo, la FGE, a la mayoría de los integrantes del congreso del estado y a los titulares de los ejecutivos municipales.

Su insania política ha hecho que su hostilidad alcance a la figura y entorno de la gobernadora electa, emanada de su partido Morena, Marina del Pilar Olmeda, a quien en las ultimas semanas durante sus oficiosas homilías informativas, sin mencionarla de forma directa, la ha tomado del blanco favorito de sus expresiones denostativas y hasta misóginas, derivado del rotundo fracaso al pretender controlar y manipular a quien lo sustituirá a partir del primer minuto del próximo primero de noviembre.

Y de quien por cierto, solo ha recibido cortesía y civilidad política, demostrando con ello, que lo rebaza en capacidad, operación y estatura política.

Por esa actitud desequilibrada, sin control y contrapesos en la entidad, ha ocasionado que los afectados directos y organismos de la sociedad civil hayan acudido al nivel federal para contener al gobernador Bonilla, habiendo conseguido que el gobernante reciba serios descalabros por parte de la SCJN, como a la Ley Bonilla, Impuestos a Combustibles, Impuesto Sobre Nómina, Expropiación del Campestre, Municipalización de los Organismos Operadores del Agua, la desaparición de la Judicatura del TSJE, etc.

A lo que hay que adicionar, porque vienen en camino, una serie de amparos por los cobros realizados por los organismos operadores del agua, con base en los análisis y deducciones contables que realiza la empresa FISAMEX, que pondrán de cabeza, las ya de por si desaseadas finanzas del estado, que serán su perniciosa herencia al gobierno al que encabezará Marina del Pilar Olmeda.

En fin, le restan al gobernante 38 días para continuar imitando al inquilino de Palacio Nacional y saciando a través de sus matutinas homilías informativas sus ansias beligerantes, total, es más reconfortante y sobre todo nada estresante, arremeter en contra de quien ose cruzar en su camino, que aplicarse y trabajar en contener y combatir la inseguridad que ahoga a la entidad que, según él, gobierna.

 

Y mientras tanto….

En Rosarito se empiezan a cruzar las apuestas sobre quien será el o la edil de oposición, que venda su voto y voluntad a la alcaldesa Araceli Brown.

 

 

 

Antonio Heras/LINDERO NORTE/ SEPTIEMBRE 2021/

El gobernador Jaime Bonilla se siente agraviado porque se queja de ser blanco de las críticas de sectores de la población y algunos medios de comunicación.

Señala que esas críticas nunca las recibió su antecesor Francisco Vega de Lamadrid, a quien asegura que nadie lo criticó.

Falso.

El panista Kiko Vega recibió no sólo críticas por su gobierno, la corrupción y el desfonde financiero, sino que además fue objeto de manifestaciones masivas de la sociedad de la capital de Baja California.

Los mexicalenses protestaron en las plazas públicas por el incremento al precio de la gasolina que aprobó el presidente priista Enrique Peña y contra la privatización del agua que promovió Kiko Vega.

Quizás de haberse registrado estas protestas en Tijuana o en San Diego se habría enterado este empresario que resultó electo para gobernar a Baja California por solo dos años o menos.

Las críticas de las que se queja Bonilla son en su caso por la deuda pública, la inseguridad y la corrupción.

En eso, su nombre coincide con el de Vega de Lamadrid.

Mi tata para mi nana.

DEUDAS

Recién concluyó la glosa de su segundo y último gobierno, el cual cerró con «broche de oro» su secretario de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano, en un intento por colorear una gestión gris pero la hizo más grisácea.

A este señor le incomodan las preguntas.

Cito ejemplos, a partir de documentos oficiales entre ellos los compromisos de campaña.

Ya no habrá más deuda pública, es una promesa que dijo haber cumplido.

No obstante, el Observatorio Ciudadano de Baja California publicó un informe sobre los grandes problemas de liquidez de su gobierno por lo que hay una tendencia a cerrar el año con un déficit de 3 mil millones de pesos.

Además, el documento señala la existencia de 21 mil millones de pesos de deuda pública.

Según el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la cámara baja del Congreso de la Unión, cada bajacaliforniano debe 5 mil 900 pesos por la deuda pública que contrataron sus gobernantes, incluido Bonilla.

Este centro de estudios ubica a Baja California entre los Estados con mayor crecimiento de deuda pública a junio de 2021 pues alcanza los 21 mil 900 millones de pesos, sin considerar aún el empréstito de 3 mil millones de pesos.

Justo es reconocer que de este monto, siete de cada 10 pesos son deuda del Estado y el resto es deuda de los ayuntamientos y paraestatales.

El 98 por ciento de esta deuda es con la banca comercial y de desarrollo pero un 12 por ciento restante es con acreedores. En su periplo de mala paga, el gobierno de Baja California debe 2 mil 600 a personas físicas o morales.

Más aún, la Secretaría de Hacienda reconoce que le ha retenido mil 500 millones de pesos a los ayuntamientos provenientes de participaciones federales.

En esta otra deuda, tampoco ha entregado recursos estatales a las secretarías del Bienestar, Educación y de Gobierno, aprobados por el Congreso en el Presupuesto de Egresos 2021.

Imaginemos de donde se hicieton muelas de coyote.

MANDATOS

Entre los arrebatos de Bonilla se encuentra la no aprobación de su iniciativa para la revocación de mandato que está en el Congreso local desde hace un año.

El empresario se olvida que esta figura es un derecho político de los ciudadanos para finiquitar, si así lo desean, el mandato que le confirieron al gobernador, alcalde o representante popular.

No es una prerrogativa del gobernante en turno, sino producto de la conciencia colectiva, del activismo o la presión social.

Se trata de un mecanismo de participación ciudadano.

Reconozco que tiene razón Bonilla Valdez de sentirse agraviado por las críticas en su contra igual o más o que Kiko Vega.

Eso hierve la sangre.

Para su fortuna, está por concluir su mandato y su destino será la Ciudad de México, gracias a AMLO que ilumina su camino.