DESARMARÁN A LA FISCALÍA ESTATAL, A PARTIR DEL 1o.DE ENERO 2022

0
232

TIJUANA,BAJA CALIFORNIA, domingo 05 de diciembre 2021/

Por Bartolomé Rubio Hernández

Tan pronto en las redes sociales se difundió el sábado 4 de diciembre que el fiscal estatal  iba dejar el cargo, Guillermo “titi” Ruiz Hernández, envió  un comunicado aclarando que sigue en funciones y que no renuncia a la Fiscalía  General de Baja California.

Lo que no dijo es que a partir del 1º. De enero 2022, perderá todas su poder, casi desarmado, una vez que entre en funciones la Secretaría de de Seguridad Ciudadana, que encabezará Ricardo Ivan Carpio.

La mayor parte de las facultades que hoy tiene la fiscalía  pasarán a la nueva dependencia, incluyendo  los agentes que ahora controla.

También la Comisión Estatal del Sistema Penitenciario desaparece como un organismo sectorizado a la Secretaría General de Gobierno y se incorpora a la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

 

En la justificación de la reforma, enviada el 1 de noviembre por la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda,  señala que “la percepción ciudadana en materia de seguridad, no ha variado con la fiscalía, la gran concentración de atribuciones en ella del  representa una excesiva carga de trabajo que reduce su capacidad de respuesta en el rubro de prevención del delito y de las violencias”.

 

En el dictamen aprobado el jueves 18 de noviembre, el Congreso Local hace énfasis en que “procuración de justicia” no es “seguridad pública”, por lo que tanto lo que atañe a la seguridad, como el sistema penitenciario y el Centro de Control de Confianza le corresponden a la nueva Secretaría, de acuero con la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

 

La propuesta de reforma constitucional pasó con 17 votos a favor (el mínimo necesario), seis votos en contra y dos ausencias.

 

 

 

 

Además de los agentes armados que pasan a la secretaría , también la Academia de Seguridad Pública del Estado de Baja California quedaría bajo mando de la Secretaría, el Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo (C4) se separa de la fiscalía para volver a una secretaría dependiente del Poder Ejecutivo Estatal.

 

Además, se crea un Secretariado Ejecutivo, como órgano desconcentrado con autonomía técnica y de gestión de la dependencia estatal.

 

En tanto que los centros penitenciarios,se desincorporan los penales estatales de lo que antes fue la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE).

 

A la nueva secretaría emanada del Poder Ejecutivo, sólo le falta que los cinco Ayuntamientos la aprueben.

El primer minuto del 2022, la Secretaría de Seguridad Ciudadana ya estará funcionando y Guillermo Ortiz, ya no tendrá el poder que le dio el ex gobernador Bonilla. Él dirá si quiere seguir en el puesto.