DEMANDAN KUMIAI EN ESTADOS UNIDOS, DETENER CONSTRUCCIÓN DE MURO FRONTERIZO

0
175

Una banda de la Nación Los kumiai , cuya tierra natal se extiende en ambos lados de la frontera entre EUA y México, presentó el martes una demanda federal contra la administración del presidente Trump para pedir una orden judicial que detenga la construcción del muro fronterizo a través de las sagradas y antiguas tierras fúnebres.

Según la demanda y el Consejo de Preservación del Patrimonio Kumeyaay, restos humanos ya han sido desenterrados por las recientes explosiones previas a la construcción en la frontera.Una tribu indígena de California se enfrenta a un muro fronterizo ...

“En la fe de los Kumeyaay, no ven el material como restos humanos, los ven como seres humanos”, dijo Tom Holm, director ejecutivo del Consejo de Preservación del Patrimonio Kumeyaay. “Cuando se descubren huesos humanos o partículas de restos humanos, se considera que tienen un alma humana. En otras palabras, no están mirando el material, están mirando a sus ancestros”.

La demanda presentada en la corte federal de San Diego el martes por la Banda La Posta de los indios de la Misión Diegueno pide a un juez que proteja su patrimonio religioso y cultural. La Posta es una de las 12 bandas del pueblo Kumeyaay.

Este verano, los Kumeyaay y sus aliados han tratado de bloquear la construcción del muro fronterizo en curso, protestando y negociando con la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP). CBP es la agencia que intenta completar la promesa de Trump de construir 450 millas de nuevo muro a lo largo de las 1954 millas de la frontera México-Estados Unidos para finales de 2020.

La gente Kumeyaay ha vivido a lo largo de la zona fronteriza en los condados de San Diego e Imperial y en Baja California, México, durante más de 12 mil años. La tribu se desplazó por su territorio ancestral a través de un sistema de senderos, muchos de los cuales atraviesan la frontera entre los Estados Unidos y México y tienen un significado religioso, según la demanda.

Los manifestantes detuvieron con éxito la construcción prevista el 1 de julio, pero los contratistas del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos que trabajaban bajo la supervisión de CBP comenzaron a realizar explosiones en las tierras nativas hace aproximadamente un mes, según el abogado que presentó la demanda.

“La construcción ha sido temporalmente detenida en ocasiones como resultado de las protestas, pero la construcción del muro, incluyendo las explosiones, ha estado ocurriendo a un ritmo rápido. Es por eso que estamos presentando la demanda”, dijo Michelle LaPena, abogada de Rosette, LLP, un bufete de abogados nacional de propiedad mayoritariamente nativa que representa a los gobiernos y entidades tribales.

Holm dijo que un examinador médico del condado de San Diego certificó que el material descubierto era humano, pero CBP insistió en que era material de construcción o tubería de PVC.

“Los Kumeyaay no piden nada más que el mismo respeto y el mismo respeto cultural del que disfrutan casi todas las demás religiones”, dijo Holm.

Jeffrey Stephenson, un agente supervisor de la Patrulla Fronteriza en el sector de San Diego, dijo que estaba al tanto de la demanda. Stephenson dijo que la agencia comenzó en marzo de 2020 llevando a cabo “alcance y coordinación con la Nación Tribal Kumeyaay”.

“En caso de que se identifiquen artefactos culturalmente sensibles o restos humanos durante el proyecto de la barrera fronteriza de San Diego, CBP se coordinará con las tribus apropiadas para determinar un plan de tratamiento adecuado y la repatriación de los artefactos y restos”, decía en parte una declaración escrita de la CBP. Fue publicada por Stephenson en respuesta a la demanda.

Añadió que el descubrimiento de lo que podrían haber sido restos humanos estaba fuera de la zona de construcción inmediata.

“CBP está al tanto de los posibles restos encontrados… en un área localizada a más de 200 pies al sur de la frontera de EUA y fuera del área del proyecto”, dijo Stephenson. “En este momento, no se han encontrado ni se han perturbado artefactos ancestrales significativos o sitios de entierro durante las actividades de construcción dentro de la Reserva Roosevelt”.

Los grupos Kuyemaay y sus aliados dicen que la explosión previa a la construcción para reemplazar la valla de acero ya ubicada en la frontera no solo está profanando sus sitios fúnebres sagrados, sino que también está impidiendo que sus hijos accedan a lugares sagrados educativos y culturales, como el Pico Tecate, las termas de Jacumba y la montaña de la Mesa.

Un cementerio histórico tribal en Jacumba también está a lo largo del camino de la construcción planeada. El proyecto implica trincheras de al menos 8 pies de profundidad.

CBP y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército necesitan acceder a 20 o 30 millas cuadradas de caminos de acceso alrededor del proyecto para construir las 14 millas del nuevo muro fronterizo, dijo Holm.

“Están trayendo grandes camiones y bulldozers y máquinas excavadoras y remolques”, dijo, añadiendo que ninguna de las áreas de acceso de los alrededores han sido inspeccionadas por su significado histórico y tribal.

El área específica en cuestión está cerca de Campo, que se encuentra a unas 56 millas al este de San Diego y a 46 millas al oeste de El Centro en la región fronteriza al sur de las montañas de la Laguna, según el expediente.

Desde marzo, antes de las elecciones y en medio de la pandemia de coronavirus, la administración de Trump aceleró la construcción del muro afirmando que es un trabajo esencial. Ha aumentado el gasto de 11 100 millones de dólares a 15 000 millones de dólares, concediendo más de 1700 millones de dólares en nuevos contratos.

The Associated Press contribuyó a este informe.