APLICACIÓN CON INTELIGENCIA ARTIFICIAL  PARA COMBATIR EL BULLYNG ESCOLAR

APLICACIÓN CON INTELIGENCIA ARTIFICIAL PARA COMBATIR EL BULLYNG ESCOLAR

POR JAVIER MURILLO/ EL FINANCIERO/14DICIEMBRE2019/columnista

En varias ocasiones se me ha preguntado en este espacio si la inteligencia artificial puede hacer algo para reducir la violencia o identificar el acoso escolar o bullying. El tema no es un asunto menor, porque 7 de cada 10 niños y niñas de primaria y secundaria en México sufren violencia escolar, lo que ubica al país el primer lugar de casos registrados, de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Casi un 50 por ciento de la comunidad estudiantil de los niveles citados han registrado algún caso acto de violencia verbal, psicológica, física y a través de redes sociales.

En España se ha diseñado WhatsomApp, inteligencia artificial que mejora la convivencia en el aula. Seis colegios de Madrid, Asturias y País Vasco utilizan como prueba piloto una innovadora aplicación construida con trabajo de IBM Watson, donde un equipo de psicólogos, pedagogos e informáticos de la empresa española KIOAI, business partner de IBM, desarrollaron esta aplicación “antiacoso” escolar, que ya se está empleando con alumnos de entre 6 y 16 años.

El teléfono contra el acoso escolar del Ministerio de Educación atendió casi 13 mil llamadas entre noviembre de 2017 y octubre de 2018 . Ya sea físico o psicológico, el acoso escolar es un problema que afecta a jóvenes de todo el mundo y que la tecnología puede ayudar a reducir.

¿Cómo es WatsomApp? La aplicación proporciona un juego online que mezcla pruebas de habilidad con preguntas que ayudan a los niños a interiorizar valores como la tolerancia y la amistad. Por ejemplo: “¿Con quién de tu clase formarías un equipo para jugar a las cartas?”. En esta parte de la aplicación se utiliza la tecnología Watson Natural Language Classifier (NLC) para la clasificación de palabras y textos. El robot analiza tanto el lenguaje como el tono con que hablan los alumnos para identificar sus emociones. Si está contento, si está angustiado o estresado. Luego, realiza un informe confidencial en el que se identifican probables problemas como un bajo rendimiento en clase, o posibles actos de violencia contra el alumno o alumna.

Es importante subrayar que no recoge información confidencial y todos los datos se almacenan en un sistema protegido con encriptación de principio a fin. Los profesores analizan el informe con el resto de los expertos de las escuelas y ponen en marcha un plan a la medida de las necesidades.

El sentido de este avance tecnológico es generar un ambiente en el colegio en el que los chicos se sientan más cómodos y abiertos a sincerarse. El robot es empático, no emite juicios de valor y facilita un ambiente de confianza en el que los niños y niñas se abren más a expresar sus sentimientos. Pero al igual que otros aspectos de la educación, desde el hogar se debe realizar el primer monitoreo e identificar las primeras señales si algo anda mal con nuestros hijos en la escuela. La inteligencia artificial nunca sustituirá la responsabilidad de los padres.

Deja una respuesta