JUEZ FEDERAL DENEGÓ A KUMEYAAY PETICIÓN PARA DETENER CONSTRUCCIÓN DE MURO FRONTERIZO

0
131

Un juez federal de San Diego denegó el jueves una moción de una banda de la Nación Kumeyaay para detener la construcción de un muro fronterizo que se construye en tierra ancestral.Miembros de la comunidad Kumeyaay cantan, bailan y rezan mientras interpretan una canción tradicional

El juez de distrito Anthony Battaglia dijo que su decisión de negar tanto una orden de restricción temporal como una orden preliminar se ajusta a los fallos de la Corte Suprema de Estados Unidos en un caso similar de muro fronterizo, Trump v. Sierra Club.

“Creo que la Corte Suprema no siempre nos da una perspectiva, y aquí lo hicieron”, concluyó Battaglia, “y cuando hablan creo que estamos obligados a escuchar”.

La Banda La Posta de los indios de la Misión Diegueno, una de las 12 bandas del pueblo Kumeyaay, presentó la demanda contra la administración del presidente Trump a principios de este mes, acusando al gobierno de financiar inadecuadamente el proyecto e ignorar el deber de consultar formalmente a la tribu sobre el impacto en la tierra.

Los miembros de la tribu dicen que la construcción cerca de Campo está perturbando la tierra sagrada donde creen que estarían enterrados los restos incinerados de sus antepasados.

Durante mucho tiempo una valla fronteriza ha ocupado gran parte de la propiedad en disputa, que es propiedad del gobierno federal. El proyecto prevé la sustitución de 14 millas de valla de estilo antiguo por bolardos de acero de 30 pies, con una extensión de 6 millas de la huella existente. La construcción está a medio camino.

El gobierno ha usado su autoridad para renunciar a las leyes de consulta ambiental y cultural para seguir adelante con el proyecto, como lo ha hecho muchas veces antes.

Aun así, la abogada del Departamento de Justicia Kathryn Davis describió el esfuerzo del gobierno para consultar con la tribu como “extenso”, incluyendo el dar acceso in situ a cuatro monitores tribales para evaluar posibles artefactos o restos.

Michelle LePena, abogada de la tribu, dijo que ese esfuerzo ha quedado muy lejos de las expectativas de la tribu y de las obligaciones del gobierno bajo la ley.

“Hay una verdadera desconexión entre lo que el gobierno dice en sus papeles y lo que realmente está ocurriendo”, dijo LePena a la jueza.

La presencia de restos humanos y artefactos tribales en el sitio del proyecto es discutida. Algo descrito como un hueso humano fue encontrado en un lugar, pero enterrado de nuevo, según una declaración. No ha sido localizado de nuevo.

Simon Gertler, otro de los abogados de la tribu con sede en Sacramento, dijo que si hay restos, no tienen ninguna posibilidad de conservarse con el uso de maquinaria pesada.

“Es imposible de remediar”, dijo Gertler. “Si los restos son pulverizados, la tribu no tiene forma de traerlos de vuelta”.

Al final, el juez dijo que no podía ignorar la postura inicial del Tribunal Supremo en el caso Trump v. Sierra Club, un caso sobre el muro de la frontera sur originado en el tribunal federal de San Francisco que utilizó el mismo argumento jurídico que la tribu La Posta en relación con la financiación del proyecto.

Ese caso se presentó ante el Tribunal Supremo a principios del proceso legal cuando el tribunal superior emitió el verano pasado un aplazamiento de una orden preliminar que había sido confirmada por los tribunales inferiores.

El 9º Circuito reafirmó más tarde la orden judicial en sus méritos en el curso tradicional del litigio, y ahora el gobierno está pidiendo a la Corte Suprema que considere el caso más a fondo. El Tribunal Supremo aún no ha aceptado el caso, pero ordenó que la suspensión se mantenga, por ahora.

En cuanto a las otras cuestiones que la tribu ha argumentado, Battaglia dijo que no ha cumplido con su carga de la prueba.

“El demandante no va más allá de la especulación en su mayor parte”, dijo.

El caso puede seguir siendo litigado en numerosas reclamaciones alegadas en la demanda.

Afuera de la corte, unos 50 manifestantes se reunieron, algunos con carteles con mensajes como “Detengan el muro: Lo menos que podemos hacer es honrar lo que queda de la tierra robada” y “Dejen de saltarse las leyes”.

El mitin comenzó un par de horas antes de la audiencia con un círculo de oración, canciones y bailes nativos americanos y la quema de salvia.

Cynthia Parada, miembro de La Posta que organizó la manifestación, dijo que el proyecto está perturbando la tierra que estuvo intacta, y el gobierno está trabajando para construir “sin dejarnos buscar lo que sabemos que está ahí”.

“Esta es nuestra cultura. Esta es nuestra historia”, dijo. “Esto significa todo”.