Cómo una vacuna contra el COVID-19 podría ayudar a propagar el virus

0
108

Si las personas que se vacunan contra el patógeno pierden la precaución, es posible que enfermen a muchas otras tantas.

CIUDAD DE MÉXICO,15 noviembre 2020/  EL FINANCIERO/

Una vacuna que proteja contra los síntomas de COVID-19 podría contribuir a la propagación de la enfermedad si las personas que se vacunan siguen siendo capaces de portar y transmitir el virus. Ese es un riesgo que ha recibido poca atención en medio del júbilo merecido por un informe del 9 de noviembre de Pfizer y BioNTech SE de que su candidata a vacuna parece ser altamente efectiva.

Es cuestión de tiempo. Si todas las personas en el mundo están vacunadas o han desarrollado anticuerpos por exposición a la enfermedad, no habrá problema. Pero al principio, cuando solo algunas personas están protegidas, podrían transmitir la enfermedad sin saberlo a personas que aún son vulnerables. Es posible que las personas vacunadas dejen de usar máscaras porque ya no corren ningún riesgo. Podrían ser portadores del virus SARS-CoV-2, incluso si no se enferman por él.

Es difícil decir qué tan grande podría ser este problema, porque no sabemos con certeza si las personas inmunizadas son capaces de diseminar virus infecciosos. Es posible que sus anticuerpos erradiquen cualquier infección con bastante rapidez, por lo que es probable que solo eliminen restos virales. Pfizer y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Tampoco está claro todavía cuánta protección proporcionarían la vacuna Pfizer-BioNTech y otras. El estándar de oro es lograr una inmunidad esterilizante que sea tan fuerte que el virus no puede controlar el cuerpo en absoluto, lo que significa que las personas vacunadas son seguras para los demás. La vacuna contra el virus del papiloma humano proporciona inmunidad esterilizante, por ejemplo. Pero la inmunidad esterilizante es difícil de lograr con virus como el SARS-CoV-2, que ingresan a través del sistema respiratorio. La única forma segura de saber si la vacuna proporciona inmunidad esterilizante sería verificar si los sujetos del ensayo que permanecen libres de COVID-19 han estado expuestos a ella, rastreando sus contactos.

La vacuna Pfizer-BioNTech y otras pueden proporcionar simplemente inmunidad funcional, protegiendo a las personas de la enfermedad en toda regla pero no de portar el virus. La inmunidad funcional también puede ser lo que las personas contraen al ser infectadas por la propia enfermedad. Pueden contraerlo de nuevo, pero tendrán menos síntomas, si es que tienen alguno. Ya sabemos que las personas asintomáticas pueden transmitir COCID-19. De hecho, esa es una de sus características más aterradoras.

Paul Griffin, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Queensland en Australia, dijo que, si bien podría resultar que las personas vacunadas puedan transmitir la enfermedad, la transmisión es mucho más probable si las personas tosen y estornudan. “Entonces, si estamos previniendo la enfermedad clínica, eso también contribuirá en gran medida a reducir la transmisión, incluso si no es precisamente una vacuna que bloquea la transmisión”, dijo Griffin el 10 de noviembre.

En otras palabras, en las condiciones adecuadas, una vacuna puede y debe suprimir la transmisión de COVID-19. Pero si las personas que se vacunan pierden la precaución, es posible que enfermen a muchas otras tantas.