SUSTITUYEN  NOMBRE DE CALLE RÍO BRAVO,COLONIA REVOLUCIÓN, POR  FEDERICO CAMPBEL,ESCRITOR

SUSTITUYEN NOMBRE DE CALLE RÍO BRAVO,COLONIA REVOLUCIÓN, POR FEDERICO CAMPBEL,ESCRITOR

TIJUANA, BAJA CALIFORNIA,28 junio 2021.- El Consejo Municipal de Nomenclatura del Ayuntamiento de Tijuana, autorizó asignar el nombre de Federico Campbell a la calle, Río Bravo en la colonia Revolución, donde vivió el escritor  de Tijuana, donde pasó su niñez, a fin de honrar su trayectoria literaria y el amor que le tuvo a la ciudad.

En la primera sesión ordinaria del consejo, llevada a cabo el lunes 28 de junio, por unanimidad de votos se acordó el cambio del nombre de la calle, lugar donde vivió el autor, al de Federico Campbell, como un homenaje por el 80 aniversario de su nacimiento a celebrarse el próximo 1 de julio.

El secretario de Cultura del Estado de Baja California, Pedro Ochoa Palacio, fue el responsable de presentar ante el Consejo la solicitud que un grupo de escritores, interesados en difundir y preservar la obra del autor originario de Baja California, hicieron ante el Instituto de Cultura de Baja California (ICBC). 

Honra Federico Cambpell en su escritura

 

Sus obras y reconocimientos, como el de la beca Guggenheim en 1995, el Premio Bellas Artes de Narrativa Colima a la mejor novela para Obra Publicada en 2000, y la medalla de Creador Emérito de Baja California en el 2009, se procedió a la votación en la que los integrantes estuvieron de acuerdo en cambiar el nombre de la calle Río Bravo.

Federico Campbell Quiroz, nació el 1o. de julio  de q941.Realizó estudios inconclusos de Derecho y de Filosofía y Letras en la unam, además de periodismo en Macalester College, en, Minnesota, EE.UU.., en 1967.

 

Tradujo al español obras de Sciascia, Harold Pinter y David Mamet, con los cuales se sentía muy identificado, tanto en estilo como en los temas que abordaban.

Entre sus novelas destacan Pretexta o el cronista enmascarado (1979), Todo lo de las focas (1983), Transpeninsular (2000) y La clave Morse (2001). Sus ensayos más famosos son: La memoria de Sciascia (1989), La invención del poder (1994), «Máscara negra. Crimen y poder» (1995), Post scriptum triste (1994) y Periodismo escrito (2002), este último referente obligatorio para cualquier periodista.

Fue corresponsal en Washington de la Agencia Mexicana de Noticias. Escribió en medios de circulación nacional como ExcélsiorLa JornadaProceso y Milenio, en donde su columna «La hora del lobo» tenía gran aceptación, pues era «más literaria que política», según sus propias palabras.