SAN DIEGO.Mario Chacón: Redescubre el arte y  lo combina con el activismo

SAN DIEGO.Mario Chacón: Redescubre el arte y lo combina con el activismo

Mario Chacón es un artista guerrero que utiliza su talento para documentar la historia chicana e indígena y los problemas de justicia social. Su obra, que incluye murales por todo San Diego, evoca fuertes emociones que se convierten en una duradera llamada a la acción contra la injusticia.

Chacón, de 67 años, tomó su primera clase de arte a los 50 años, pero su camino como artista comenzó mucho antes.

Creció en Boyle Heights, en el este de Los Ángeles, durante el movimiento chicano de los años sesenta y setenta. Recuerda los paros de miles de estudiantes chicanos en los institutos del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles en protesta por la desigualdad de condiciones.

“Los paros fueron la experiencia más formativa para mí”, dijo Chacón. “Expuso el racismo, la brutalidad… los excesos que la policía comete incluso con los niños que protestan por una mejor educación. Fue muy importante para formar mis opiniones, así como mis objetivos profesionales y mi visión artística”.

Su carrera como artista permanecería inactiva durante más de 30 años.

Tras graduarse con un máster en educación en la SDSU, Chacón pasó 15 años en la UCSD como consejero y administrador de programas como Upward Bound y OASIS antes de convertirse en decano adjunto del Thurgood Marshall College. Más tarde fue decano en el San Diego City College durante 13 años y luego se trasladó al Grossmont College. Chacon, que vive en Normal Heights, se retiró de su carrera en la educación hace dos años.

No fue hasta después de dejar la UCSD que el arte tomó un papel más importante en su vida. Comenzó con una clase de arte.

“Tenía que salir de un bloqueo artístico”, dijo Chacón. “Hubo un periodo de 20 años en el que no hacía nada de arte. Robert Sánchez fue un catalizador… una chispa que me hizo entrar en él de forma más comprometida”.

Robert Sánchez es un respetado profesor de bellas artes en Mesa College y buen amigo de Chacón.

“Le considero un aliado en la comunidad artística de San Diego”, dijo Sánchez. “Su voraz documentación de la cultura chicana e indígena, combinada con su compromiso con el activismo, lo alinea con las voces de quienes luchan por los derechos humanos, la libertad individual y la creencia en el poder de la creatividad”.

Chacón ha logrado manifestar su pasión por combinar los derechos humanos y el arte. Sus obras de arte, que no son murales, suelen representar la cruda realidad de las políticas y acciones antiinmigrantes y antilatinas. Su arte utiliza a menudo colores vibrantes en medio de fondos oscuros, muchas veces incorporando motivos culturales, como su pieza de un hombre latino suspendido en un alambre de púas. Algunas personas dijeron que veían a Jesús en las arrugas de la camisa del hombre. Muchos lo vieron como un símbolo de esperanza.

Uno de sus proyectos más recientes fue formar parte del equipo, dirigido por el conocido artista Víctor Ochoa, para un mural de Anastasio Hernández Rojas, que murió en 2010 cuando los agentes de la Aduana y la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos intentaban deportarlo. El mural, que también rinde homenaje a otros que han muerto en la frontera o bajo custodia de inmigración, puede verse en el Parque Chicano de Barrio Logan.

“Es un guerrero poético que utiliza el arte como arma para luchar la buena batalla”, dijo Sánchez sobre el continuo viaje de Chacón para expandir su pasión por el activismo comunitario a través del arte.

Chacón no se contenta con mantener su talento para sí mismo. Antes de la pandemia de COVID, impartía clases de arte a aspirantes a artistas de mayor edad.

“A menudo, no se piensa en el arte como una carrera viable”, dice Chacón sobre su comunidad étnica. “No me gusta que la gente no tenga tiempo para practicar el arte porque ha tenido que tener dos o tres trabajos, a lo largo de su vida, para llegar a fin de mes. Es horrible que la gente tenga que morir sin tiempo para su arte”.

Tiene la esperanza de que, a medida que la pandemia disminuya, pueda seguir dando clases a los artistas, jóvenes y mayores.

 

Sobre esta serie

DeLeon-Torres es miembro de la Junta Consultiva de la Comunidad U-T. People San Diego Should Know es una columna sobre personas de la localidad que son interesantes y sobresalientes por sus experiencias, logros, creatividad o antecedentes. Si conoces a alguien que creas debamos presentarle a San Diego, envíanos tu idea a someone@sduniontribune.com.