DORMÍA EN LAS CALLES DE TOKIO,JAPÓN, AHORA ES DUEÑO DE GRAN FORTUNA

0
257
BLOOMBERG/EL FINANCIERO/
12/DICIEMBRE /2020

Taihei Kobayashi pasó de dormir en las calles de Tokio a liderar una startup tecnológica cuyo valor de mercado superó los mil millones de dólares.

Su historia de pobreza a riqueza se encuentra entre las más notables que surgieron de un boom de acciones de pequeña capitalización que está generando fortunas en Japón.

La compañía de Kobayashi, que ayuda a nuevas empresas y otras firmas a diseñar y crear nuevos negocios y productos, salió a bolsa en julio y sus acciones se han más que triplicado desde entonces.

Es un resultado que pocos podrían haber imaginado hace dos décadas. Como dice Kobayashi, sus padres lo echaron de casa a los 17 años cuando dejó una prestigiosa escuela secundaria para concentrarse en su banda. Tocaba música durante el día y principalmente dormía al aire libre, usando cajas de cartón para mantenerse caliente durante las heladas noches de invierno. Estuvo sin hogar durante un año y medio.

Una serie de encuentros lo sacaron de las calles y finalmente le consiguieron un trabajo como ingeniero de software. Fue uno de los miembros principales en el establecimiento del predecesor de la compañía ahora conocida como Sun*, (pronunciada Sun Asterisk), en Vietnam en 2012. Ahora es el director ejecutivo de Sun *.

“Los inviernos eran fríos”, contó Kobayashi, de 37 años, sobre su experiencia en las calles. “Puede que haya habido momentos en que las cosas se sintieron como un infierno, pero he superado esos tiempos «.

Según Kobayashi, sus padres no aceptaban su decisión de abandonar la escuela secundaria. Habían hecho planes financieros para permitirle obtener una educación universitaria, recordó. Los intentos de contactar a los padres de Kobayashi fueron infructuosos.

“Me dijeron que me fuera, así que me fui, y eso fue todo. Quería vivir mi vida haciendo lo que disfrutaba”, dijo.

Kobayashi terminó pasando dos inviernos en las calles de los distritos de Shinjuku y Shibuya de Tokio.

«Podría haber muerto», relató. “Dormí donde podía y aproximadamente 80 por ciento del tiempo fue en algún lugar al aire libre».

Yushi Fukagawa, un amigo cercano desde la época escolar de Kobayashi que actualmente trabaja en Sun*, recuerda la época en que el empresario se quedó sin hogar.

«No pensé demasiado en eso, pero mis padres parecían preocupados», señaló.

A los 19 años, un gerente de un club de música en vivo se compadeció de Kobayashi, le ofreció un trabajo y le dijo que podía quedarse en el club. Lo hizo durante unos seis años.

Finalmente, Kobayashi decidió que era hora de seguir adelante. Primero, hizo algo de dinero intercambiando discos de música en línea. Luego se encontró con un anuncio de trabajo que no requería ninguna calificación o experiencia. Todo lo que tenías que hacer era hacer una prueba, decía.

El examen de seis horas evaluó a los solicitantes en áreas que incluyen habilidades matemáticas, pensamiento lógico y coeficiente intelectual. Koyabashi lo pasó y comenzó a trabajar en la empresa, que lo capacitó para convertirse en ingeniero de software.

Así fue como conoció a Makoto Hirai, uno de los fundadores de Sun*. Los dos estuvieron de acuerdo en que había muchos ingenieros de software que sobresalían en programación, pero pocos que podían usar esas habilidades para crear modelos de negocios funcionales, así que decidieron iniciar una empresa para cerrar la brecha.

Kobayashi se mudó a Vietnam en 2012 para contratar personal del grupo de jóvenes ingenieros del país. En marzo de 2013, los miembros fundadores incorporaron a Framgia en Japón, que cambió su nombre a Sun* en 2019. La idea era desplegar ingenieros para ayudar a las nuevas empresas japonesas que estaban luchando por construir un negocio viable.

“Nuestra postura fue comprometernos con el crecimiento de esas nuevas empresas, independientemente de si nos dejaba sumidos en pérdidas”, remarcó Kobayashi.

Con los años, Sun* hizo crecer su negocio y ahora tiene más de 70 clientes. La empresa cotiza en el mercado Mothers de la Bolsa de Valores de Tokio para empresas emergentes desde julio. Sus acciones subieron casi seis veces hasta un máximo en septiembre, llevando su valor de mercado a más de mil 400 millones de dólares. Desde entonces, han caído 37 por ciento, y la capitalización de mercado de la empresa volvió a caer por debajo de los mil millones de dólares. La participación de 7.9 por ciento de Kobayashi tiene un valor aproximado de 74 millones de dólares.

Mitsushige Akino, un alto ejecutivo de Ichiyoshi Asset Management, dijo que hay una buena demanda de los servicios de la empresa, pero que las ventas y las ganancias aún son bajas y la competencia podría ser dura.

«Las cosas pueden ser difíciles. Hay que ver si la empresa es capaz de mantener su ritmo de crecimiento. Esto es especialmente cierto por sus ingresos, que no son muchos en este momento», consideró.

Kobayashi, quien regresó a Japón desde Vietnam en 2019, explicó que la compañía está ganando negocios de firmas más grandes. Sus clientes incluyen a SoftBank de Masayoshi Son, según el sitio web de Sun*.

“Queremos ser agresivos al ofrecer nuestros servicios a las grandes corporaciones, por eso nos hicimos públicos», destacó.

Sun* busca aumentar las ganancias entre 20 y 30 por ciento anual como mínimo, y este año duplicó el personal en su oficina de Tokio a unas 130 personas, dijo. Vietnam sigue siendo la oficina más grande de la empresa con alrededor de mil 300 empleados.

Sun* es una de las muchas empresas del índice Mothers de la Bolsa de Valores de Tokio cuyas acciones subieron este año debido a que los inversores apostaron por empresas de tecnología en medio de la pandemia. El indicador de inicio alcanzó un máximo de 14 años en octubre antes de recortar algunas de sus ganancias. A pesar de que el valor de sus acciones se triplicó, Sun* ni siquiera se encuentra entre los 10 mejores resultados del índice este año. Las acciones de la empresa cotizan a unas 200 veces las ganancias y unas 20 veces el valor contable.

«Es lo que llamaría una acción de impulso», dijo Tomoichiro Kubota, analista de mercado senior de Matsui Securities en Tokio, y señaló su relación precio-ganancias «extremadamente alta».

«Se verá afectado por cuánto tiempo persistirá la tendencia positiva para el indicador de madres de inicio», comentó.

Kobayashi dijo que es consciente de los riesgos, pero que no se siente intimidado por ellos, asegurando que ha enfrentado desafíos más difíciles antes. Desde entonces se ha vuelto a conectar con sus padres y su tiempo en las calles es un recuerdo lejano.