MUERE «EL PRINCIPE DE LA CANCIÓN» JOSÉ JOSÉ.Tenía 71 años de edad.Video El triste

0
540

CIUDAD DE MÉXICO, 28 SEPTIEMBRE 2019/ EXCELSIOR/

Información de la periodista indica que ‘El príncipe de la canción’,José José,  falleció en el hospital de la ciudad de Homestead, Florida, debido a complicaciones por el cáncer de páncreas que padecía.Resultado de imagen para MUERE EL CANTANTE JOSE JOJE

La presentadora mexicana radicada en Estados Unidos, Ana María Canseco, por su parte, compartió a través de su cuenta oficial de Twitter: “Amigos, me duele mucho confirmarles que José José, nuestro príncipe de la canción, acaba de partir”.

Por medio de su portal oficial, Canseco detalló que José José murió en el Hospital Homestead, en el sur de Florida, tras complicaciones de salud ocasionadas por el cáncer de páncreas que padecía desde hace tiempo.

QUIÉN FUE JOSÉ JOSÉ? (NOTICIEROS TELEVISA)

José José, conocido como el ‘Príncipe de la Canción’ ha sido uno de los intérpretes más destacados de México… También hizo cine, teatro, telenovelas y fue bajista del grupo “Los Peg”, con el que tocó jazz y bossa nova…De la música popular en México, José José fue una de las figuras más destacadas.

El cancionero que conformó durante su carrera, está grabado en la memoria colectiva. Baladas todas, han significado el soundtrack de más de uno.

En 1948, José Rómulo Sosa Ortiz nació el 17 de febrero en la colonia San Rafael de la Ciudad de México.

Su familia se trasladó a la Colonia Clavería. Hasta los 21 años que vivió con sus padres, pasó su niñez y adolescencia escuchando arias y música sacra.Resultado de imagen para muere el principe de la canción, jose jose,

Se sintió atraído por el jazz, así como por la música de Chilo Morán y Freddy Noriega, quienes marcaron su derrotero como intérprete.

A los 15 años, se inició como cantante, acompañado por su primo Paco Ortiz y su amigo Alfredo Aguilar Benítez, daba serenatas a las novias de amigos y vecinos.

A principios de los 60, fue contratado por alguien para llevarle serenata a quien era la secretaria del director general de Discos Orfeón Videovox.
Así llegó oportunidad para grabar, el primer contrato y la edición de un sencillo por año.
En octubre de 1965, fueron lanzados los temas ‘El mundo’ y ‘Mi vida’.

También se incorporó al elenco del programa Orfeón a Go-Go… mientras tanto, se presentó en bares y centros nocturnos, además se integró como bajista del grupo Los peg, con quien tocaba jazz y bossa nova.Imagen: José José cosechó grandes éxitos a lo largo de su carrera, 28 de septiembre de 2019 (Getty Images)

Luego de finiquitar su compromiso con Orfeón, firmó con Rca Cíctor, apoyado por Rubén Fuentes, Nacho González y Armando Manzanero.

n 1969, grabó su tercer disco y dejó de ser Pepe Sosa para ser Sosé José. Su debut fue en el programa de Raúl Astor y Topo Gigio.
SE LLAMABA JOSE RÓMILO SOSA ORTIZ

La madrugada del 16 de marzo de 1970, José Rómulo Sosa Ortiz bebió ron como pirata. Con coca y sin hielo, por eso de que se le fuera a cerrar la garganta. Horas antes, había sido ovacionado en el Teatro Ferrocarrilero por su soberbia interpretación de El Triste. La gente ya comenzaba a llamarlo José José.Resultado de imagen para MUERE JOSE JOSÉ

Pero había un motivo más para festejar: México estaba a semanas de recibir, por primera vez, el Mundial de Futbol. Por fin la Gran Tenochtitlán sería el centro del mundo. Por fin las clases medias —esas hijas del Milagro Mexicano— darían la bienvenida a la modernidad prometida. Y, de paso, identificarían en ese galante veinteañero de Azcapotzalco al héroe de sus virtudes y defectos.

De acuerdo con expertos consultados por El Financiero, José José se consolidó a la par de la clase media mexicana. Fue el maestro de la educación sentimental de un país que quiso sacudirse el sombrero para saludar al smoking; el gurú de un pueblo hastiado de cantinas y pulquerías pero ávido de bares y clubes nocturnos. La Ciudad de México ya no necesitaba ídolos en un carnicero (Javier Solís), un tendero campesino (José Alfredo Jiménez) o un carpintero (Pedro Infante); sí en un muchacho elocuente, delicado y avezado en el arte del bel canto y la bossa nova.

La Academia Latina de la Grabación lo definió en 2005 como el hombre que le dio a la música popular latinoamericana un toque de elegancia inimaginable. Inspirado por el jazz y la bossa nova —señaló— su inconfundible estilo, sutil y volcánico al mismo tiempo, dejó una huella imborrable: «José José tiene voz de poeta».

«José José es lastimero, se da la oportunidad de sentir. Es un ídolo de cubas y jaiboles. Forma parte del bagaje cultural de la clase media mexicana. ¿Acaso hay una fiesta en la que se no escuchen sus canciones? Su historia de vida es trágica. Como buen mexicano, no supo entender el éxito cuando le llegó de sopetón. Es el típico caso de ídolos como el ‘Púas Olivares'», afirma el monero Trino.

Heráclito escribió: difícil es luchar contra el deseo; lo que quiere, lo compra con el alma. José José fue un hedonista puro. Pese a haber vendido más de 120 millones de discos y mantenerse 40 semanas en las listas de Billboard, durmió en coches abandonados en la colonia Clavería y perdió todo. Su final fue trágico. Desde muy joven, perdió lo que lo encumbró: su voz.

Épicamente, coinciden los entrevistados, José José es un héroe. Según Patán, su vida demuestra la proclividad del mexicano hacia el melodrama. ‘El Príncipe’, dice, es la imagen del ídolo caído: el hombre que se abrió paso por esfuerzo propio, tocó el cielo y luego se cayó.

«José José ya no refleja la cantina de Jorge Negrete, sino el bar, el restaurante, la sobremesa que dura tres veces más que la comida. Es el México que emerge del 68. Un país de Zona Rosa y de sana relajación del cuerpo y el lenguaje. En realidad, José José es el empelado borracho de clase media que refleja Héctor Bonilla en el cine mexicano, donde la esposa siempre es Julissa o Blanca Guerra. Es el hombre que llega borracho porque se gastó el dinero de la quincena, pero la mujer ya no lo tolera y comienzan los problemas maritales. Ya no es el macho del diazordacismo. Es el macho que también puede tener sus devaneos homosexuales (Gavilán o Paloma) y que resiste, a punta de lágrimas, los embates de la mujer», concluye Mejía Madrid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here