¿Por Fin, tras los otros huachicoleros?….Por Alfredo Calva

0
244
  • Expediente Político/PLAYAS DE ROSARITO,BAJA CALIFORNIA,diciembre 2018/
    ..
    En el mes de marzo del 2017, en este espacio se publicó un planteamiento
    denominado “Y los otros huachicoleros cuando», en el que se hacía
    referencia a que Pemex solo hacía mención o denunciaba del robo de
    combusble que realizaban los integrantes de células criminales, siendo
    omisos e indolentes con el hurto que llevaban a cabo de esos productos,
    trabajadores y funcionarios de la paraestatal.Imagen
    La crisis que se presentó en ese entonces en el gobierno de Enrique Peña
    Nieto, generada por el sustancial incremento del hurto de combusble a
    través de las tomas clandesnas que realizan a los ductos en los que
    Pemex transporta sus carburantes, en especial la gasolina, para
    comercializarlo en su benecio, fue ulizado por la administración peñista
    para seguir ocultando e incrementar el robo de combusbles que realizan
    trabajadores y funcionarios de Pemex.
    Señalamos, que el robo de carburantes no es nuevo en este país, durante
    décadas se ha registrado este hurto y quienes primero lo realizaron, los
    primeros huachicoleros, fueron los trabajadores y funcionarios de
    Petróleos Mexicanos.
    Durante años los trabajadores, especialmente los que se encuentran en el
    área de transportación, han armado su gavilla de bandoleros, haciendo del
    latrocinio de gasolina y diésel una constante de corrupción que representa
    para quienes la realizan una entrada sustancial de dinero no ocial, siendo
    lo que comúnmente pican las empresas como robo hormiga.
    Lo anterior, resultaba una pecata minuta en comparación con el robo que
    realizan los funcionarios que en cada administración transitan por la
    dependencia, ellos, sí socavan y en gran medida el patrimonio de la
    paraestatal sin consecuencia alguna, lo realizaban con descarada libertad
    y sin rubor alguno, dos constantes que solo se pueden tener con el
  • consenmiento y colusión de los altos direcvos, y al igual que en el caso
    del robo hormiga, la impunidad es el factor que campea sin rubor alguno.
    La nociva y corrosiva ambición de los depredadores internos de Pemex
    llegó a extremos tales, que requirieron maquillar los faltantes de
    combusbles en los inventarios y por los volúmenes que no pudieron ya
    ocultar, decidieron culpar de ello a externos para en su oportunidad
    cargaran con la responsabilidad del saqueo.
    Es por ello que aparecieron los responsables absolutos del robo de
    carburantes a Pemex, los huachicoleros de “a pie”, aquellos que
    emergieron de la prole y que se juegan la vida para poder realizar la toma
    clandesna en los ductos conductores de gasolinas para así poder
    succionar el combusble para almacenarlo y posteriormente salir a
    comercializarlo, obviamente bajo la tutela de funcionarios de Pemex y de
    corporaciones policiacas.
    Lo anterior, y la políca económica implementada en el gobierno de Peña
    Nieto, que solo logró que el Producto Interno Bruto (PIB) no haya crecido
    por arriba del 2.1 por ciento, por año, incumpliendo su promesa de crecer
    entre el cuatro al seis por ciento anual, el robo de combusbles
    exponencialmente fue a la alza, interna y externamente, lo que llamó la
    atención del crimen organizado, que vio en ese ramo un campo férl para
    diversicar sus canales de capacitación de dinero ilícito, lo que
    desembocado en en enfrentamientos entre huachicoleros y fuerzas
    armadas, principalmente castrenses, con resultados funestos para ambos
    bandos.
    El daño patrimonial a Pemex por el robo de combusbles es enorme, de
    eso no existe duda, solo que este no proviene de los huachicoleros de a
    pie, los grandes volúmenes se han sustraído de las mismas instalaciones
    de Pemex, no de sus ductos.
    De ello, ha dado cuenta durante años quien ahora ocupa la tularidad del
    poder ejecuvo, Andrés Manuel López Obrador, quien ha sido un severo
    críco de la corrupción imperante y galopante que durante décadas a
    lacerado el patrimonio de los mexicanos, y es responsable del llenado de
    alforjas con dinero ilícito de dirigentes sindicales, funcionarios de la
    paraestatal y del gobierno en turno y de los huachicoleros de a pie.
  • Lo anterior, lo expuso en días pasados sin tapujo alguno López Obrador, al
    presentar su plan de combate a ese delito, y quien al parecer, si ene la
    voluntad de cumplir la promesa de campaña de limpiar la paraestatal de la
    corrupción enquistada por décadas y que durante muchos sexenios los
    tulares del ejecuvo fueron cómplices del saqueo, por comisión u
    omisión.
    Por lo pronto anunció que hay tres ex funcionarios de Pemex detenidos y
    en prisión prevenva, y 52 instalaciones de la paraestatal intervenidas por
    federales y fuerzas armadas en todo el país, pero si en verdad AMLO
    quiere terminar con este cáncer, ene que ir al fondo, arrasar con los
    ladrones que están adentro de Pemex, la delincuencia organizada de
    cuello blanco, incluido a los liderazgos sindicales, y a la par, combar a los
    huachicoleros de a pie, pero no vaya ulizar esa gura para simular y
    hacer creer a los mexicanos que lo están haciendo.
    Y mientras tanto….
    Hay que reconocer que las expresiones ambivalentes del “Peje» en sus
    conferencias mañaneras o en actos ociales, generan estupor, molesa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here