Seis de cada 10 alumnos de secundaria apenas entienden matemáticas

0
255

Al presentar los resultados de Planea 2017, el INEE indicó  que un tercio de los estudiantes de tercer grado de este nivel educativo tampoco tienen conocimientos suficientes de lenguaje y comunicación.

ANABEL CLEMENTE/EL FINANCIERO

CIUDAD DE MÉXICO. 25 enero 2018/- Seis de cada 10 alumnos de tercero de secundaria apenas pueden resolver problemas que implican comparar o realizar cálculos con números naturales; es decir, tienen un aprendizaje insuficiente de matemáticas, reveló la prueba Planea 2017.

 

Resultado de imagen para ESTUDIANTES DE SECUNDARIA CON BAJOS NIVELES EN CONOCIMIENTO DE MATEMATICAS

De acuerdo con el estudio realizado por el Instituto Nacional para Evaluación de la Educación (INEE), el 64.5 por ciento de los estudiantes del último grado de secundaria se encuentran en el nivel uno, -de cuatro-, de aprendizaje de matemáticas, y 33.8 por ciento en lenguaje y comunicación.

“Los estudiantes que se ubican en este nivel obtienen puntuaciones que representan un dominio insuficiente de los aprendizajes clave del currículum, lo que refleja carencias fundamentales que dificultarán el aprendizaje futuro”, dijo Jorge Hernández Uralde, titular de la Unidad de Evaluación del Sistema Educativo Nacional.

En comparación con los datos de la prueba Planea 2015 (Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes), el promedio nacional obtenido en 2017 es similar, aunque en general las brechas entre los grupos socioeconómicos extremos, -más desfavorecidos y más favorecidos-, aumentaron.

En ese sentido, el INEE dijo que la pobreza sigue siendo un factor de desventaja para el aprovechamiento educativo, principalmente en las zonas indígenas, ya que “las brechas establecen el tamaño de la deuda que tiene el Sistema Educativo Nacional con las poblaciones más desfavorecidas”, según el informe.

Si bien, a nivel nacional no hay diferencias significativas en las pruebas, hay un retroceso importante en el aprendizaje de matemáticas y comunicación en los alumnos de escuelas comunitarias; es decir, el promedio de los estudiantes, según el tipo de escuela en todo el país, fue en 2015 de 500 puntos, en 2017 de 503, pero sólo en las escuelas comunitarias la diferencia fue de 449 hace tres años y 431 el año pasado.

“La pobreza está pesando muchísimo en todas las evaluaciones y toda la información que tiene el instituto… Lo que uno está viendo es que con estas poblaciones no estamos haciendo lo suficiente, las menos favorecidas, para sacarlos adelante, ahí eso es clarísimo. Lo que preocupa mucho es qué hacer con este tipo de poblaciones, ¿cómo atenuamos el efecto de la pobreza en los niveles de aprovechamiento? Ese es el gran reto del sistema educativo nacional”, señaló Jorge Hernández.

Al respecto, Gilberto Guevara Niebla, integrante de la Junta de Gobierno del INEE, señaló que la pobreza tiene un efecto directo y decisivo sobre los resultados del aprendizaje, pero también influye la escuela, familias y profesores.

“Por ejemplo, en las zonas más pobres, es donde hay más movilidad del magisterio, más ausencia, menos cumplimiento de la normalidad mínima en el trabajo… son escuelas que operan con pocos recursos… es el contexto pero también mucho juegan las debilidades internas del propio sistema educativo”, señaló.

En este estudio, los estados con mejores calificaciones en lenguaje y comunicación son la Ciudad de México, Colima y Quintana Roo, y en matemáticas Puebla, Ciudad de México y Querétaro. En contraste, los peor calificados, Zacatecas, Tabasco y Guerrero en la primera prueba y Baja California Sur, Guerrero y Tabasco en la segunda.

De acuerdo con el IEE, Chiapas, Michoacán y Oaxaca no están considerados en ese listado por no alcanzar la tasa de participación necesaria para hacer la comparación; sin embargo, a diferencia de 2015, en la última prueba hubo mayor participación de esas entidades.

En el primer año, Chiapas tuvo una participación de 41 por ciento y en el segundo de 80; en Michoacán no hubo participación en el primer indicador y 54 por ciento en el segundo, y Oaxaca pasó de 50 a 57 por ciento de participación.