PARA TRABAJAR EN SAN DIEGO, TIENEN QUE DORMIR EN BANQUETAS O AUTOS

0
84

Decenas de trabajadores duermen en la banqueta o dentro de sus automóviles para ser los primeros en cruzar la frontera una vez que abra la garita de Otay Mesa.

Esta imagen, ha sido una constante desde que dicho puerto de entrada, que anteriormente operaba las 24 horas, cerró en horario nocturno.

No pueden darse el lujo de llegar tarde, por ello, prefieren dormir incómodos antes de arriesgarse en las impredecibles filas en San Ysidro.People have been sleeping in their cars at the Otay border to wait for the port of entry to open; it started happening after the hours of service of the border port of entry were reduced.

Desde principios de mes la garita de Otay Mesa opera de 6 a.m. a 10 p.m., en respuesta a una disminución en el volumen de cruces fronterizos derivado de las restricciones de viaje impuestas por la pandemia del COVID-19.

En respuesta, el tráfico fronterizo en la región Tijuana-San Diego se concentra en la garita de San Ysidro que continúa abierta las 24 horas, aunque con menos carriles en operación.

Fue así como cambió la rutina de trabajadores transfronterizos que inician su jornada laboral a temprana hora. Algunos intentaron formarse temprano por San Ysidro, pero reportan demoras de más de cuatro horas para cruzar.

“No nos podemos confiar”, asegura Porfirio Pérez quien trabaja en un taller mecánico en San Diego.

Por ello llegó a las 10:30 de la noche del jueves a la garita de Otay Mesa, se estacionó en uno de los carriles y durmió en su automóvil. Tiene tres semanas haciendo lo mismo y se dice cansado. “Es estresante, apenas y medio dormimos”, comenta.

Julio Quintero, hizo lo propio la noche anterior para llegar a tiempo a su trabajo en Chula Vista el jueves.

También tiene tres semanas durmiendo en auto por lo que ya sabe la rutina. Únicamente lleva una cobija en el carro y duerme en la parte trasera.

En su trabajo, un negocio de flores, le dan oportunidad de llegar media hora tarde porque saben cómo está la situación en la frontera, menciona. Alguna vez intentó hacer fila por San Ysidro, pero la fila parecía interminable.

Por eso prefiere por lo menos dormir que pasar la noche haciendo fila y gastando gasolina. “Es muy cansado, pero qué podemos hacer”.

Otros trabajadores que viven cerca de la garita han optado por dejar su carro en la noche y regresar a la fila minutos antes de las 6 de la mañana. Quintero dice que por seguridad prefiere pasar la noche junto a su vehículo.

A un costado, en el cruce peatonal decenas esperan dormidos en sillas plegables o de plano, en el suelo cubiertos con una cobija.

Javier Sánchez, trabajador de la construcción en San Diego, adoptó esta rutina la semana pasada y dijo que lo más cansado es no saber hasta cuándo volverá todo a la normalidad.

Los gobiernos de México y Estados Unidos acordaron esta semana extender hasta por lo menos el 22 de junio las restricciones de viaje en la frontera impuestas para reducir la propagación del COVID-19.

Mientras tanto, el cruce fronterizo de México a Estados Unidos se mantiene únicamente para ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes, así como para individuos que viajen por cuestiones médicas, educativas, laborales y otras razones consideradas como esenciales.

No así, para quienes lo hagan con motivos recreativos o de turismo.

Las declaraciones oficiales

Gustavo de la Fuente, director ejecutivo de la organización Smart Border Coalition consideró que la autoridad estadounidense debe tomar nota de los tiempos de espera, mismos que seguirían aumentando conforme las actividades se reanuden en el condado.

“En la medida que los negocios en San Diego estén abriendo o acepten a que regresen más empleados a trabajar en sus instalaciones, habrá más tráfico cruzando”.

La Junta de Supervisores del Condado de San Diego aprobó un plan esta semana para agilizar una segunda etapa para reabrir negocios. Esto permitiría que algunas tiendas y restaurantes reanuden actividades siempre y cuando sigan con las indicaciones de distanciamiento social, entre otras medidas.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) reconoció que los viajeros podrían experimentar demoras más largas debido a las restricciones y a los cierres temporales de algunos carriles.

“Nosotros monitoreamos y hacemos ajustes diarios de operación, dependiendo de la totalidad de carga de trabajo en cada garita. Mientras que las restricciones de viaje se mantienen, estamos enfocados en mantener los tiempos de espera para trabajadores que cruzan durante horas pico de la semana similares a lo que eran antes de que se impusieran”, señaló la agencia en un comunicado.

La semana pasada en comparación con principios de marzo, se reporta una disminución del 49 por ciento de tráfico de vehículos y 39 por ciento en peatones en la garita de San Ysidro, de acuerdo con CBP.

En marzo de 2019 se reportó un flujo de 2 983 558 viajeros mientras que, en marzo de este año, el número es de 2 167 567.

Las opciones

Mientras tanto hay trabajadores que consideran otras opciones para llegar a tiempo.

David Ramos, quien trabaja en la cocina de un asilo de veteranos en San Diego, prefiere cruzar por San Ysidro en la noche y dormir del otro lado de la frontera.

“No le veo el caso de quedarte a unos cuántos metros de la garita cuando puedes cruzar y dormir en tu trabajo o cerca de tu trabajo”, considera.

Antes de la contingencia salía de su casa con cuatro horas de anticipación para entrar a trabajar los domingos y lunes a las 4:30 de la mañana, y el resto de la semana a las 7 de la mañana. Prefiere cruzar por las noches porque ya ha visto filas de hasta 6 horas en San Ysidro.

Mientras tanto, las mañanas alrededor de la garita de Otay Mesa van del silencio sepulcral a la actividad.

Cerca de las 5:30 de la mañana se pueden escuchar las alarmas de los teléfonos celulares.

Para las 5:55, el encendido de los automóviles o el ruido de quienes se forman en la fila peatonal.

En punto de las 6 de la mañana empiezan a moverse decenas de trabajadores que lamentan que al menos por ahora, tendrán que hacer esto otra vez.