SILENCIO SOCIAL OMINOSO. Por Afredo Calva

0
37

Expediente Político/PLAYAS DE ROSARITO/ FEBRERO 2020/

 

Ayer en su columna Ajedrez Político, el periodista, Sergio Anzures, aborda un tema de alta sensibilidad social y de gran abandono gubernamental de los tres niveles, que repuntó sustancialmente durante la administración gubernamental que presidió Francisco Vega de Lamadrid, lo que le generó acidas críticas de la mayoría de los sectores y organismos de la sociedad bajacaliforniana, por su comportamiento y actitud valemadrista para afrontar y solucionar el grave problema, la violencia contra las mujeres, los feminicidios.Image

Hoy, y en la  certinidad de su escrito, en la presente gestión gubernamental de Jaime Bonilla Valdéz, esas causticas voces han enmudecido, pese a que la desaparición forzada y los asesinatos de mujeres siguen vertiginosamente su ruta ascendente, la violencia en contra de las féminas ha escalado a cifras que alarman, bajo el comportamiento de indolente cobardía de la fiscalía general y su impostado e inútil titular, y obviamente, de las corporaciones preventivas, a lo que ahora se adiciona el ominoso silencio de la sociedad.

A continuación me permito transcribir la columna que no tiene desecho alguno:

AJEDREZ POLÍTICO

Por.- Sergio Anzures

 

LAS MUERTAS DE BAJA CALIFORNIA

SIGUEN ASESINANDO MUJERES Y LOS GRUPOS DE LA SOCIEDAD CIVIL CALLAN

SÓLO ESTUDIANTES DE LA UABC LEVANTAN LA VOZ

En Baja California han sido asesinadas más de ocho mujeres en menos de 48 horas, Tijuana y Mexicali las ciudades que encabezan la lista de esta terrorífica Historia.

No acaba de sorprenderse la sociedad de noticias de alto impacto como el multihomicida de la obrera en Tijuana o las constantes ejecuciones a toda hora en las ciudades que integran el estado de Baja California.

Grupos de organismos de la sociedad civil, universitarias e institutos de mujeres levantaban la voz ante cualquier indicador que afectara por razones de género a niñas, adolescentes y mujeres en la administración pasada.

Demandaban y exigían al gobierno de Francisco Arturo Vega de Lamadrid solicitara la Alerta de  Género ante la Secretaría de Gobernación.

Trece fueron las recomendaciones que subsanó esa administración acusada constantemente de corrupción e insensibilidad de muchos de sus servidores públicos que fueron demandados por la administración actual a través del Secretario de Gobierno, Amador Lozano por no garantizar la protección a la mujeres.

Hoy los tiempos han cambiando, lejos de lo mediático, las voces de mujeres callan, los organismos como Gente Diversa entre otros, feministas y no, guardan un silencio sepulcral.

Ni el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública alza la voz por las mujeres que son asesinadas a diestra y siniestra, Baja California pareciera convertirse en la Ciudad Juárez de los noventa.

De nada sirvieron las demandas interpuestas contra ex servidores públicos porque tampoco los actuales protegen a las féminas.

Ocho mujeres de diversas edades asesinadas y nadie dice nada.

Jovencitas desaparecidas son encontradas asesinadas y abandonadas en lotes baldíos y despoblados mientras sus familias recorren un viacrucis para encontrarlas ante un ineficiente y lento aparato de investigación.

Las voces de los organismos civiles, académicos, culturales y empresariales callan ante una situación tan grave frente a funcionarios que parecen andar en campaña por el estado donde irónicamente se busca la paz mientras las mujeres siguen siendo asesinadas.

Al ritmo de la “pura sabrosura” parece escucharse esos recorridos en carretera e imágenes en redes sociales de muchos funcionarios que parece poco importarles la muerte de madres de familia, abuelas, adolescentes, niñas, hermanas, esposas y estudiantes.

¿En manos de quién estamos como sociedad? ¿Dónde están aquellas voces que enérgicamente solicitaban Alerta de Género en la administración pasada y hoy solo callan bajo la complicidad de los amigos? Seguramente esto tendrá consecuencias y algo habrá de surgir.No 0

Por lo pronto en Baja California siguen matando mujeres y nadie hace nada, solo las estudiantes de la UABC harán una manifestación por sus compañeras asesinadas Marbella y Melany.”

Y mientras tanto….

Los rosaritenses siguen en la espera de que su presidente municipal, Aracely Brown Figueredo, se desasociarse de su nefasto director de policía, Carlos Meza.